Comité Melendre reconstruye primera casa sustentable con adobe en Juchitán

dav

Diana Manzo

Juchitán, Oax.- Rosa Magariño Vásquez de 89 años de edad es la primera beneficiada de la región del Istmo de Tehuantepec que gozará de una vivienda sustentable elaborada con adobe a través del programa de vivienda comunitaria del comité Melendre, una organización social que impulsa una “reconstrucción integral” después del terremoto del 7 de septiembre del 2017 que dejó más de 70 mil viviendas dañadas en esta región de Oaxaca.

Originaria de Juchitán, Rosa Magariño aproximadamente en 3 meses podrá gozar de su casa, la cual colapsó la noche del 7 de septiembre y en donde estuvo a punto de perder la vida, debido a que no pudo salir y le cayeron encima pedazos de escombro, madera y lodo, pero por fortuna sobrevivió y está contenta de poder pronto celebrar que tiene una vivienda nueva y reconstruida conforme a su gusto.

“Mi hijo Anibal Carrasco fue quién contacto al comité Melendre y a pesar de que fue tardado no nos desesperamos y ahora vemos realidad, en estos meses he vivido en casa de mi hijo y ya añoro regresar a mi casa, la quiero como antes fue”, expresó la beneficiaria.

El objetivo del Comité Melendre es elaborar cuatro viviendas funcionales en una primera etapa y conforme a la idiosincracia de los pueblos originarios y no construir casas tipo prototipo como “cajones o huevo” que se han reconstruido y que rompe las formas de vida de los pueblos del Istmo de Tehuantepec.

Cada vivienda cuesta 250 mil pesos, los afectados entregaran 120 mil pesos que recibieron como parte del apoyo del gobierno federal para la reconstrucción por parte el gobierno federal a través del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y el resto corre a cuenta del fondo mixto que encabeza la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexid) además del Comité Melendre.

“Na Rosita gozará de una vivienda digna, una vivienda que tendrá dos cuartos, su cocina, su corredor, será de adobe y techo de tejavana, este proyecto se logró después de 15 meses, estamos muy contentos porque son viviendas dignas, sustentables y antisismicas, porque con el adobe estamos regresando a nuestros orígenes, además damos trabajo a los adoberos (personas que elaboran tabiques de arcilla, un oficio en peligro de extinción) que no fueron tomados en cuenta en la reconstrucción económica ”, expresó Gubidxa Guerrero, representante del Comité Melendre.

No serán casas prototipos, sino cada beneficiario lo realizará a modo, se pretende utilizar unos 2 mil tabiques de adobes por cada vivienda, la cual se pretende concluir en un lapso de 60 a 90 días.

Gubidxa Guerrero expresó que el tema del aumento de la mano de obra y materiales en un 40 por ciento es una de las limitantes del proyecto, sin embargo se espera que puedan construir 4 casas en este año como primera parte de esta recosntrucción de vivienda.

“Unas 6 familias están siendo beneficiadas con este proyecto, 3 adoberos y otros 3 albañiles, nosotros como Comité Melendre realizamos la obra, vemos todo lo que se requiera, desde el traslado, la compra de los materiales, todo, los donantes solo aportan el dinero, y en nada definen la selección”, indicó.

El programa de vivienda comunitaria del comité Melendre fue supervisado por un grupo de ingenieros expertos y también por estudiantes del área de arquitectura del Instituto Tecnológico del Istmo, todas con la idea de mantener viva la arquitectura vernácula de los pueblos zapotecas.

Además de este proyecto de vivienda comunitaría, el Comité Melendre también ha impulsado alternativas de reconstrucción de la economía regalando hornos de comixcal para las mujeres, también impulsa la electrificación solar en comunidades margindas, y durante la etapa de emergencia del sismo entregó cientos de viveres y canastas istmeñas con alimentos tradicionales.