Tralsado de la niña hacia la Ciudad de México. Imagen recuperada de proceso.com.mx

Diana MANZO / Corresponsal

JUCHITÁN, Oax., (pagina3.mx).- Vivian Michel López Guzmán, la niña de 7 años de edad que fue herida por una bala perdida la noche del 31 de diciembre, falleció este jueves 3 de enero en el Hospital Infantil “Federico Gómez”, en la Ciudad de México.

Fernando López, quien pertenece a la corporación de la Policía estatal de Oaxaca, y su esposa Dalia Guzmán precisaron que la pequeña no logró sobrevivir debido a la gravedad de las heridas, con traumatismo craneoencefálico y edema cerebral.

“Es algo totalmente triste, me siento desecho, agradezco todo el apoyo recibido para mi hija, desafortunadamente la bala le dañó mucho su cabecita y murió”, dijo.

Agregó que han comenzado hacer los trámites para trasladar el cuerpo de su pequeña hija a su tierra natal en la región del Istmo de Tehuantepec y darle sepultura.

La pequeña fue trasladada el pasado 1 de enero en helicóptero proporcionado por los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) a la Ciudad de México después de 14 horas de estar internada en el hospital del IMSS de Matías Romero, donde no recibió atención medica de acuerdo con su padecimiento, pues su padre denunció que solo la mantuvieron sedada y entubada pero nunca le practicaron estudios en la cabeza ni análisis.

El pasado 31 diciembre alrededor de las 22:30 horas de la noche, mientras su familia convivía por la celebración de fin de año en el patio de su casa en la localidad de Santa María Petapa en la región del Istmo de Tehuantepec, una bala perdida le hirió el cerebro causándole un traumatismo craneoencefálico severo, según el diagnóstico médico.

Su padre, Fernando López, explicó que su hija estaba jugando en el patio cuando grito “¡Ay, papá!” y no volvió a despertar, solo observó un “chichón” en su cabeza, por lo que de inmediato la trasladó al hospital del IMSS en Matías Romero donde le informaron que una bala le había causado una herida profunda en el cerebro; sin embargo, los médicos no le practicaron ningún estudio y solo la entubaron y aplicaron sedantes.

Vivian era oriunda de Santa María Petapa, pero radicaba en la capital del estado y hace una semana llegó de vacaciones con su familia para pasar la Navidad y el Año Nuevo con sus tíos y abuelos.