Algunas grabaciones reflejan la violencia del narcotráfico que consume a México. Otras tratan de sobornos a autoridades de ese país. Y otras incluyen órdenes sobre cómo lidiar con la policía.

En conjunto, la serie de llamadas que el gobierno de Estados Unidos asegura haber interceptado a Joaquín “El Chapo” Guzmán y que presentó en su juicio de Nueva York este martes supone otro duro golpe para la defensa del narco mexicano.

Los diálogos registrados en 2011 indican cómo “El Chapo” manejaba su organización de forma cotidiana a través de personas de confianza, a veces pidiéndoles celeridad para actuar y otras, serenidad.

Las llamadas fueron obtenidas en secreto por el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) con la ayuda de Cristian Rodríguez, un colombiano que desarrolló un sistema de comunicaciones encriptadas para Guzmán y su gente.

Rodríguez aceptó colaborar con los investigadores de EE.UU. después que un agente encubierto del FBI se hiciera pasar por un gángster y lo grabara en un hotel de Manhattan hablando de sus servicios en 2010.

En total fueron interceptadas entre 100 y 200 llamadas de “El Chapo”, dijo Stephen Marston, un agente especial del FBI que participó de la operación y que testificó en la corte de Brooklyn este martes.

Marston dijo haber realizado comparaciones de voz de Guzmán y concluyó que es de la misma persona que aparece en los audios.

Partes de esas grabaciones fueron oídas por el jurado y por “El Chapo”, que con 61 años podría recibir cadena perpetua y por momentos parecía inquieto en el banquillo de los acusados.

Se trata de algunas de las pruebas materiales más contundentes volcadas en el juicio contra Guzmán, al igual que otra grabación presentada en diciembre donde se le escucha negociar seis toneladas de cocaína con un representante de la hoy desmovilizada guerrilla colombiana de las FARC.

La defensa de “El Chapo” sostiene que el acusado nunca encabezó el cartel de Sinaloa como afirman los fiscales.

Pero los audios presentados en la corte sugieren que Guzmán, al que sus interlocutores llaman “jefe” y “señor”, tenía una posición de liderazgo entre los suyos.
“Ser loba”

En una de las grabaciones presentadas por el FBI se escucha a “El Chapo” hablar con Orso Iván Gastélum Cruz, apodado “Cholo Iván”, quien era su jefe de seguridad.

Durante el diálogo, ocurrido en abril de 2011, Cruz relata problemas con policías. Y Guzmán intenta tranquilizarlo.

“Bueno, Cholo, pos ahí, así llévatela calmada”, le dice.

“¿Pa’ qué le voy a echar mentiras? Ahí se portan mal, nos portamos mal. Si se portan bien, nos portamos bien“, responde “Cholo Iván”.

“Y este, cualquier persona (…) ya que la tengas amarrada y eso, checamos pa’ no fusilar gente inocente”, dice “El Chapo”.

Instantes después, anuncia que pronto recibirá dinero para que “paguen las quincenas y ya se aliviane algo”.

Y más adelante pregunta a Cruz si le había pateado “el lomo” a los policías.

“A todos les pateé el culo: federales, municipales…”, responde Cruz. Agrega riendo que los policías “estaban a chingazo”.

“No seas tan drástico, ‘Cholo’ cabrón, llévatele calmada con los policías”, ordena “El Chapo”.

“Digo, pues es que usted nos enseñó a ser loba”, responde Cruz. Y acota: “Así me gusta andar a mí”.

Leer nota completa: https://www.animalpolitico.com/2019/01/juicio-chapo-guzman-llamadas-fbi-como-dirigia-cartel-sinaloa/?utm_source=Hoy+en+Animal&utm_campaign=fbe54317ca-EMAIL_CAMPAIGN_2019_01_09_01_19&utm_medium=email&utm_term=0_ae638a5d34-fbe54317ca-392889637

COMPARTIR