Andrés Manuel López Obrador fue quien informó esta mañana que la Secretaría de la Defensa Nacional recibió una queja emitida por la Comisión de Derechos Humanos por lo sucedido en la tarde del viernes pasado en Tlahuelilpan, Hidalgo.

“Ya se recibió una demanda contra la Secretaría de la Defensa por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos acusando al ejército de inacción en el caso Hidalgo. Claro que se ve a resolver, pero así están las cosas”, dijo el presidente de la República desde su atril mañanero.

Esto debido a que el viernes 18 de enero sucediera la primera gran tragedia dentro de la administración de López Obrador, cuando un ducto de PEMEX que sufría una fuga causada intencionalmente para robar combustible, terminó por explotar y tomar la vida de, hasta ahora, 85 muertos en la localidad de San Primitivo, Tlahuelilpan, en Hidalgo.

Las autoridades de seguridad permanecieron observando la fuga y sus hechos subsecuentes, según ha relatado Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa. Por esta acción es que ahora se cuestionan las acciones de la SEDENA.

En conferencia de prensa del sábado por la mañana, Andrés Manuel aseguró que las acciones de Seguridad fueron así dado que su administración mantendrá una posición preventiva, en la que no combatirán “fuego con fuego”.