Diana Manzo

Juchitán, Oax.- Unos 600 estudiantes que toman clases en las escuelas primarias “Año de Juárez” y “Guillermo Prieto” del turno matutino y vespertino en la ciudad de Juchitán continúan tomando clases en aulas provisionales y otras veces debajo de arboles porque la reconstrucción de su escuela apenas lleva alcanza un 10 por ciento.

En la región del Istmo de Tehuantepec, según datos de la sección 22 de la CNTE aproximadamente 670 escuelas resultaron afectadas con el terremoto, algunas llevan avance del 70 por ciento de reconstrucción, otras de 30 y muchas más apenas del 10 por ciento.

En abril del 2018 los estudiantes de ambas instituciones educativas comenzaron a utilizar los refugios temporales que construyó el gobierno federal con la promesa de que sería solo unos cuantos meses en lo que la escuela terminaba su reconstrucción, pero han pasado 9 meses y la construcción de las 18 aulas más anexos incluyendo sanitarios sigue siendo una promesa para los estudiantes y profesores.

“La matricula de alumnos ha descendido por la falta de aulas y seguirá porque la reconstrucción apenas lleva un 10 por ciento, en noviembre de 2017 la constructora Vásquez oriunda de Tabasco llegó y excavo, de ahí llegó otra que solo construyó cuatro aulas dejándolas sin techo ni peso, solo obra negra y se fue, las autoridades nos han metido mucho” expresó Carlitos Jiménez Jiménez, director de la escuela primaria “Guillermo Prieto” del turno vespertino.

Explicó que según datos de funcionarios del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) y del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (Iosifed) el monto destinado para la reconstrucción del plante fue de 10 millones de pesos.

“Nos informaron que el Fondo Nacional de Desastres a través de la aseguradora asignó 10 millones de pesos para la reconstrucción de nuestra escuela la cual colapsó totalmente inclusive la barda perimetral también, lamentablemente es la escuela que no ha recibido apoyos, estamos abandonados sin atención de las autoridades, mientras tanto nuestra matricula escolar va a la baja”, indicó.

El director del plantel también señaló que los refugios temporales no tienen ventiladores porque son de “mala calidad” recalcó el director del plantel, quién explicó que el material con el cual fueron reconstruidas en temporada de calor se siente extremoso que es imposible resguardarse dentro.

Dijo que tampoco sus cerraduras son optimas, y por lo consiguiente no se puede resguardar ningún ventilador, pues por la ubicación del plantel ubicado al sur de la ciudad es una zona altamente delictiva.

“De los 203 estudiantes que teníamos al inicio de clases en septiembre del 2017 ahora nos quedan 125 niñas y niños que asisten al turno vespertino, realmente es una situación preocupante, muchos se han ido a otras escuelas que ya tienen todos los servicios, que ya están reconstruidas, mientras la nuestra sigue estando en el abandono”.

Ulises Vásquez Velásquez , profesor de primer grado de primaria manifestó que las instalaciones que toman clases los estudiantes son inapropiadas, porque el calor es extremoso que tienen que salir al patio para continuar sus labores educativas.

Dijo que es importante que las autoridades atiendan el tema de las aulas, porque han transcurrido casi un año y medio y los avances son lentos.

“Los niños ya piden sus aulas, muchas veces tenemos que salir al patio para impartir nuestras clases, tengo 12 estudiantes, se han ido varios del plantel por lo mismo, porque no tenemos infraestructura educativa”.

COMPARTIR