Desarmar a la ciudad, primer paso para la paz

El estimado de armas de fuego que existen en todo México es de 16 millones. En la capital, comenzó el programa gubernamental de desarme, que busca pacificar a través del canjeo de armas por dinero. Ésta es la primera entrega de una serie que retrata cómo el gobierno de la Ciudad de México busca fomentar la cultura de paz entre la ciudadanía

 Ximena Natera

#AlianzadeMedios

Ciudad de México.- Un maestro encontró una pistola entre las cosas de un estudiante adolescente. A finales del 2018, Verónica Valentín asistió a una junta en la escuela secundaria de su hijo, en Iztapalapa; una reunión convocada de emergencia, los directivos les informaron del hallazgo del profesor.

Les dijeron que el incidente no había pasado a mayores, pero Verónica quedó sacudida.

“Lo manejaron muy en privado, sólo a los padres”, narra la mamá y dice que por varios días se la pensó entre contárselo o no a su hijo. “Al final hablamos con él”. Le preguntaron cómo se sentía, si era algo que los estudiantes sabían, si se sentía seguro en la escuela. “Sólo nos dijo que tenía miedo”, cuenta la mujer.

La alcaldía de Iztapalapa en la Ciudad de México es una de las más pobladas, lleva una década en los primeros cinco lugares con mayores índices de marginación. Según el Coneval, el 30.5% de sus pobladores son pobres y casi el 2% sufre pobreza extrema. Iztapalapa es también uno de los primeros lugares en muertes por armas de fuego.

En diciembre del año pasado, el periódico La Razón registró 12 asesinatos en el transcurso de un fin de semana en esa demarcación, una cifra que contrasta con la media capitalina de 3 homicidios diarios.

Esta alcaldía ubicada en el sureste de la ciudad fue elegida como la segunda parada del programa de desarme voluntario “Sí al desarme, sí a la paz”, uno de los ejes centrales de la nueva administración en la ciudad para erradicar la violencia y la criminalidad.

“Nuestra intención es desarmar la ciudad”, dijo la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum durante el arranque del programa en el atrio de la Iglesia del Santo Sepulcro. Antes de llegar a Iztapalapa, el módulo de desarme trabajó en el atrio de la Basílica de Guadalupe, en la GAM por una semana.

El programa, organizado por la Secretaría de Gobierno de la CDMX y apoyado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), consiste en recibir las armas de los ciudadanos y otorgar una remuneración económica que puede llegar hasta los 18 mil pesos en efectivo. Ahí mismo, las personas pueden ver cómo se destruyen sus armas, un espectáculo que atrae a los vecinos que pasan por el lugar.

En dos semanas que lleva el programa se han intercambiado 457 armas, entre pistolas y rifles, además de una veintena de granadas y casi 500 mil cartuchos. Como contraste, esta cifra es mayor a la recaudada en 2018 por la policía capitalina.

Nota completa: https://piedepagina.mx/desarmar-a-la-ciudad-primera-batalla.php#.XGOUB23KkXV.twitter