En el Istmo, buscan “reconstruir el alma” de afectadas por sismos

Diana MANZO / Corresponsal

JUCHITÁN, OAX., (pagina3.mx).- Un grupo de mujeres zapotecas de la región del Istmo de Tehuantepec que integran el colectivo “Acciones para la justicia y la igualdad A.C” han comenzado a crear redes para la “sanación del alma y autocuidado” de las mujeres afectadas por los sismos en Oaxaca.

Es el primer ejercicio integral que se hace en la etapa de reconstrucción, ya que en la etapa de emergencia llegaron sicólogos a los refugios y albergues temporales, pero ya no se dio la continuidad.

En la emergencia y días posteriores, las autoridades solo buscaron atender la reconstrucción física pero no emocional de las miles de personas damnificadas por el fuerte sismo de 8.2 grados que afectó unas 70 mil viviendas en esta zona de Oaxaca.

Mediante el programa nacional “Reconstruyamos México” y con donativos del Fondo Semillas, Mayra López Pineda, abogada de origen zapoteca, junto con otras mujeres han hecho un mapeo en los tres municipios que resultaron más dañados en la región del Istmo: Juchitán, Ixtaltepec e Ixtepec.

En esos lugares han escuchado las principales afectaciones que sufrieron las mujeres y que aún padecen a raíz del terremoto del 7 de septiembre de 2017 y de los fuertes sismos que se han dejado de sentir en esta zona de Oaxaca desde esa fecha.

Crisis de ansiedad y “colitis nerviosa” son los padecimientos más recurrentes que mujeres han presentado en un mapeo de entrevista que se ha efectuado con por lo menos 30 mujeres en los tres municipios.

A partir de estos datos y de escuchar la voz de las mujeres, el colectivo ha empezado a conformar redes de promotoras con la única finalidad de crear dinámicas de sanación, relajamiento y autocuidado.

Ha sido esperanzador, expresó Mayra López Pineda, quien dijo que en este colectivo además de que hay abogadas, también hay sicólogas y expertas en el tema de la sanación del alma porque es importante que las mujeres se “autoanalicen” y se “autocuiden”.

Después de crear las redes, la tercera y última etapa será ofrecer pláticas que impartirán la red de promotoras, quienes previamente han sido capacitadas, empoderadas y con amplio conocimiento en el tema del autocuidado.

Por último, Mayra dijo que se siente afortunada al igual que sus compañeras de ser parte de este ejercicio de reflexión, porque ha detectado que hay mucha necesidad entre las mujeres, piden ser escuchadas, acompañadas y lo mejor es un proyecto de mujer a mujer.

“Soy del Istmo y sé lo que se vivió aquella noche, sé por voz de mis amigas, familiares y vecinos lo mucho que sufrimos, pero es necesario atender el tema de la reconstrucción del alma, especialmente de la mujer, que pocas veces se autoevalúa y se atiende, todo lo da a sus hijos, esposo y familia, por eso es que impulsamos este proyecto”, concluyó.