Diana Manzo/Corresponsal

Juchitán, Oax. –Al cumplirse los nueve días del asesinato de Oscar Cazorla, activista muxe y fundador del colectivo “Autenticas Intrépidas buscadoras del peligro”, los muxes pidieron a las autoridades de justicia de Oaxaca implementar más estrategias de seguridad para la ciudad de Juchitán, considerada la novena más violenta del país según registra el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) con corte al mes de abril de 2018.

Las integrantes del Colectivo de las Autenticas Intrépidas Buscadoras del Peligro exigieron justicia por el asesinato de Oscar Cazorla que ocurrió el pasado sábado 9 de febrero en su domicilio y aseguraron que su muerte no puede quedar impune, pues hubo señas de tortura al momento de su homicidio.

Aseguran que el crimen de odio contra Oscar Cazorla debe esclarecerse y les da temor lo que está pasando en Juchitán, una ciudad que rebasa los 90 mil habitantes y donde a diario se registran asaltos y homicidios, tan solo el año pasado se registraron más de 100 homicidios en esta ciudad.

“Esta situación que le ocurrió a Oscar nos da temor y nos pone en alertas, porque ya no confiamos en las personas, en nuestros negocios o casas recibimos a diario a personas y ya no sabemos qué intenciones traen, si son buenas o vienen a delinquir o a matarnos, por eso pedimos mayor seguridad para nuestra ciudad”, indicaron.

Felina Santiago Valdivieso, integrante de la comunidad muxe de Juchitán y también activista expresó que están a la espera de los avances en la investigación de la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca (FGJO), en la cual confían se dé buenos resultados y avances.

“A 9 días del fallecimiento todavía no hay resultados, confiamos en que la fiscalía nos diga como van las investigaciones, por supuesto que vivimos temerosos y deseamos que Juchitán vuelva a recuperar la paz de antes”, dijo.

Por último los integrantes del colectivo muxe de la Autenticas Intrépidas Buscadoras del Peligro explicaron que la seguridad debe garantizarse para todos, incluyéndolas a ellas como activistas que luchan contra la homofobia, transfobia y transfeminicidios.