A lo que se refiere el recién galardonado con el Bafta a mejor director por Roma –que se alzó con el premio de la academia británica a mejor cinta– es que en las películas siempre hay un personaje que lleva la historia.

“Roma ha funcionado por Yalitza Aparicio y por Marina de Tavira; por la combinación de ambas”, asegura a través de una llamada telefónica desde Londres.

Pero Cuarón sigue “impresionado”con la actriz mixteca, quien es pedagoga, profesora y una mujer “con una inteligencia brutal”.

Yalitza, dice Cuarón, “está en cada uno de los cuadros del filme. No hay escena en la que no esté. Ella carga la cinta y eso no lo hace cualquiera”.

Se sincera: “en una película puedes realizar muy bonitos cuadros (fotografía), tener un gran sonido, una edición excelente o una gran producción, pero si no tienes la raíz emocional de tu personaje principal, no te funciona nada”.

Para quienes dudan de que si es actriz o no, de que si es una profesora con suerte; de decenas de críticas negativas y positivas de gente común y del medio de la actuación, Cuarón asevera que con ella no utilizó método alguno.

Revela: “lo que impresiona es que ella creó su propio método de actuación. Lo que tuvo fue un entendimiento muy grande del personaje. Luego de la primera semana de trabajo, estuvo nerviosa, pero comenzó a entender la dinámica de un set y los trabajos específicos de cada uno de los técnicos y de los colaboradores. Comenzó a entender el personaje que hacía y cómo lo iba a esculpir”.

Cuarón sostiene: “Yalitza puede ahora hacer el papel que se le pegue la gana si decide seguir en el cine. Es una mujer con una sensibilidad enorme y una gran inteligencia, insisto. Hizo un gran trabajo actoral al reflejar emociones y eso me sigue impresionando”.

Totalmente diferente a Cleo

Destaca que en la gente hay un malentendido. Explica: “he escuchado que dicen que Yalitza está interpretando a Yalitza, y no, ella es totalmente diferente a Cleo (nombre de su personaje en Roma). Creo que pensar así es una actitud paternalista. Lo que no ven las personas es que ella creó un personaje totalmente distinto a lo que es. Si no hubiera sido así, con ese rol no hubiera podido llegar a esos niveles de emoción tan altos y que están plasmados en la cinta. Si no fuera por eso, Roma no estaría teniendo impacto en todo el mundo”.

–Cuando Yalitza se detiene en las alfombras rojas o actos, vemos a una mexicana poderosa y segura de sí misma –se le comenta al realizador.

–Es impresionante… Yo, a su edad (25 años), al pararme en una alfombra estaría aterrado. Yalitza tiene el entendimiento del poder simbólico de su presencia, y lo porta con dignidad, con la seguridad de alguien que no se deja apantallar. No se da aire de estrella ni de nada, sólo no se deja impresionar por cualquier cosa, y lo goza, lo sabe gozar, sin pretensión.

–Con tantas noticias negativas sobre nuestro país, Roma ha despertado algo así como una buena mexicanidad.

–La reacción internacional que ha tenido el filme ha generado discusión, para bien y para mal. Hay gente a la que no le gusta, pero también ha generado simpatía en ciertas temáticas, que siempre es bueno que se expongan.

El realizador se refiere a que “lo que más gusto me da es que Roma esté siendo utilizada como plataforma de organizaciones de trabajadoras del hogar para sus movimientos, tanto en México como en Estados Unidos”.

–Ha revelado a todo el mundo lo humano y esencial que pueden ser las trabajadoras domésticas.

–Más que revelar, se han quitado los velos de los ojos de un sector social con privilegios, porque la humanidad de toda esa gente siempre ha estado ahí, incluso con relaciones como las que se plasman en la cinta, esas de afecto muy desigual.

Cuarón habla de la relación “desigualdad de la familia con Cleo; del afecto que conlleva una relación de abuso. Ese afecto, que en la historia siente la familia hacia Cleo y el amor que ella profesa por los niños es indiscutible, innegable, pero eso no quita ni justifica la desigualdad. Lo que pretende Roma es mostrar el amor que plasmas por alguien con quien no tienes lazos de sangre”.

Agrega: “ese es el misterio de la existencia, de cómo el espacio y el tiempo nos limitan también para crear esa relación. Hoy día mi vínculo afectivo más antiguo es con una persona con la que no comparto sangre, porque hay lazos más profundos”.

Alfonso Cuarón no ha tenido oportunidad de festejar los triunfos de su película. “No me ha dado tiempo de reventón”, pero luego de los Óscar, “me pegaré una buena… ya hace falta emborracharse”.

Nota completa: https://www.jornada.com.mx/ultimas/2019/02/13/201croma-ha-funcionado-por-yalitza-aparicio201d-cuaron-1470.html

COMPARTIR