Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La Red de Defensoras y Defensores Comunitarios de los Pueblos de Oaxaca (REDECOM) manifestó su preocupación por las acciones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador al pretender forzar las estructuras comunitarias para aceptar la consulta exprés sobre los proyectos de desarrollo del Istmo de Tehuantepec y que podría terminar en una “consulta simulada”.

Su preocupación radica en que la consulta sobre el Programa de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, se pretende realizar de forma simultánea en cinco comunidades en la región del Istmo el próximo 30 de marzo, y un día después, es decir, el 31 de marzo, en otras tres comunidades del estado de Veracruz.

Lo que está en juego es el Corredor Multimodal Interoceánico, para unir los Puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz con infraestructura ferroviaria, carretera y portuaria, y cruzar el Istmo en forma rápida y a bajo costo.

Sin embargo, el titular del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, rechazó que las consultas del próximo 30 y 31 de marzo se vayan a realizar “Fast Track”, sino que es el inicio de un proceso de diálogo y consulta para el programa de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec.

“Es un proceso, habrá dos tipos de consulta, una general con relación al programa donde se convoca a siete asambleas regionales con cinco pueblos que confluye en Oaxaca y dos en Veracruz. Estamos hablando de siete asambleas regionales consultivas para consultar el programa en términos generales y se realizarán otras cuando estén en riesgo las tierras o los territorios de las comunidades indígenas”, puntualizó el oaxaqueño antes de partir a Guelatao.

En un pronunciamiento, la red y otras organizaciones resaltaron que “observamos con preocupación, cómo las acciones del nuevo gobierno Andrés Manuel López Obrador, atentan contra la autonomía y la libre determinación de los pueblos y comunidades indígenas, afromexicanas y mestizas al pretender forzar las estructuras comunitarias para aceptar la consulta exprés sobre los proyectos de desarrollo del istmo de Tehuantepec”.

Mencionaron que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) pretenden implementar la consulta argumentando en el protocolo para el proceso de consulta libre, previa e informada a los pueblos y comunidades indígenas del Istmo de Tehuantepec de los estados de Oaxaca y Veracruz: el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, así como la Constitución Mexicana.

Mencionaron que “como pueblos originarios vemos con preocupación que esta consulta argumenta los estándares internacionales de este derecho fundamental de los pueblos indígenas y por otro lado, lo violenta por la premura con la que pretende realizar la consulta”.

Consideraron “que la urgencia con la que se pretende implementar, impide que los pueblos y las comunidades nos informemos de manera adecuada y utilicemos nuestros propias formas de organización comunitaria y de construcción de acuerdos, como la Asamblea Comunitaria”.

A pesar de que en su argumentación institucional ha ponderado a las comunidades originarias como sujetos de derecho, “sus acciones en cuanto a políticas gubernamentales son únicamente discurso, al negarnos la autodeterminación y al no garantizar la protección de los derechos de los pueblos indígenas”.

Al contrario, agregaron, “por la urgencia con la que actúan las autoridades federales, al organizar los foros de consulta, da la impresión de que la consulta es una simulación, dado que no se presenta información en la lengua materna de nuestras comunidades, además de que en su convocatoria tampoco plantea la exposición de las afectaciones ambientales, culturales y sociales que traerán consigo estos proyectos”.

Hicieron hincapié que la consulta que se realizará en la sede de la región del bajo mixe, el INPI y otras instancias de gobierno no están considerando los conflictos territoriales, políticos que existen en los municipios de San Juan Cotzocón, San Juan Mazatlán y San Juan Guichicovi.

Además de que hablan de consulta con una perspectiva de género y no cuentan con una metodología clara del número de mujeres invitadas para este ejercicio, lo cual preocupa que la voz de las mujeres siga invisibilizada y sin tomarse en cuenta en este tipo de proyectos. Por otro lado, están condicionando la consulta, con la apertura de una mesa de recepción de solicitudes para proyectos y esto ha distraído el objetivo por el cual están convocando. Finalmente, no hay claridad en garantizar la de seguridad de los asistentes, hay personas que para llegar a las comunidades sedes donde se pretende realizar la consulta tienen que viajar más de 8 horas.  Recordemos que la zona de Lombardo – Tuxtepec se ha agudizado la presencia del crimen organizado.

Es por ello que “nos preocupa que la implementación de la consulta esté limitada por la falta de claridad de lo que implica consultar a pueblos y comunidades indígenas de distintas naciones cuando es impórtate que se analice: ¿a quién se consultará?, ¿cuándo se consultará?, ¿dónde se consultará?, ¿para qué se consultará?, ¿qué se entiende por consulta previa, libre e informada?, con el fin de no realizar una simulación de consulta con el argumento que están respetando el convenio 169 de la OIT y otros estándares internacionales y los derechos de los pueblos indígenas.

Por otro lado, nos cuestionamos la premura por la quieren realizar la consulta, ¿Qué prisa o interés tiene el gobierno federal por realizar esta consulta?

Finalmente exigieron se respete el derecho a saber de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas del Istmo de Tehuantepec al tiempo que se sumaron al requerimiento de la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, sobre que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cumpla con los estándares internacionales de la consulta indígena en cuestión de megaproyectos en sus territorios.