Francisca reconstruye su vivienda con sus manos y alma

*Elaboró junto con sus hijas más de 2 mil tabiques que usará para reconstruir su vivienda dañada por terremoto de 2017 en Oaxaca.

Diana MANZO/Corresponsal

IXTALTEPEC, OAX., (pagina3.mx).- Francisca Cruz Valdivieso perdió su vivienda con el terremoto del 7 de septiembre de 2017 y decidió reconstruirla rescatando materiales tradicionales como la arcilla y con sus manos y su fuerza ha elaborado más de 2 mil tabiques; sin querer se ha convertido en una mujer albañil.

Tiene 60 años de edad pero el alma de una joven que añora su propio refugio, apoyada por sus dos hijas Martha Gabina y Cristina Pérez Cruz y la arquitecta Saraí Chávez Santiago ha dedicado todo su tiempo y esfuerzo a la construcción de los tabiques de arcilla que elaboran desde hace más de un año con el único fin de poder gozar de una vivienda digna.

Francisca aprendió a elaborar los tabiques por medio de un grupo de arquitectos que llegaron a la localidad de Ixtaltepec como parte de un proyecto de “Recuperación de Saberes” (REDES), por lo que de inmediato fijó atención en los materiales y herramientas y al poco tiempo ya elaboró los que usará su nueva casa.

En el enorme patio los tabiques abundan, los arquitectos y las mujeres albañilas parece que no se cansan, la meta está por lograrse, la vivienda de Carmen se construirá con 2 mil 300 tabiques de adobe y será la primera casa autoconstruida con base en materiales antisísmicos.

Se ha hecho de un ritual para poder realizar entre 40 y 50 tabiques diarios, durante la noche elabora la arcilla combinando arena, el lodo, la paja seca y agua y durante 60 minutos con el apoyo de sus pies comienza a presionarlo de tal forma que se logre una mezcla homogénea.

A las 5:00 de la mañana del siguiente día, ella y sus hijas comienzan a elaborar los blocks de arcilla, con una carretilla se apoyan para trasladar la mezcla hacia un patio enorme y colocan el molde madera previamente armado bajo una medida de 34 x 34 centímetros y otra de 16 x 34 centímetros.

Los cuidados son extremos, recuerda que la lluvia y el sol han hecho algunos estragos, por ejemplo cada tabique se tiene que secar en sombra y no al sol porque les provoca rupturas y una vez transcurridas 24 horas tiene que levantarse y acomodarlos, cada uno pesa 20 kilogramos.

“Aprender a construir tu casa no es fácil y más porque venimos de la nada, todo ha sido por experiencia, por observar y aprender de otras personas, la arquitecta Saraí ha sido una gran aliada y persona, ella está a cargo de la obra y no nos cobra un solo peso”.

Por cada uno de los tabiques que ha elaborado ha logrado un ahorro considerable, a ella le cuestan producir cada uno en 2 pesos con 40 centavos y en el mercado comercial cuesta en promedio 10 pesos.