Jóvenes crean proyectos para fortalecer la comunalidad en zonas marginadas de Oaxaca

Analizando los proyectos juveniles.

Diana MANZO/ Corresponsal

IXHUATÁN, OAX., (pagina3.mx).- Teatro para la defensa de la tierra y territorio, huertos infantiles, radio comunitaria, taller de costura, y ludoteca infantil, entre otros proyectos, es lo que un grupo de jóvenes de zonas marginadas de la región del Istmo de Tehuantepec crearon para fortalecer la comunalidad y reconstruir el tejido social comunitario después de la afectación que vivieron con el terremoto del 7 de septiembre del 2017.

Estos proyectos son impulsados por el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Fondo “Levantemos México”, creado por Ambulante A.C a través de un diplomado llamado “Acción y participación juvenil comunitaria”, con la finalidad de crear resiliencia en las comunidades de Oaxaca que de por sí viven marginadas pero quedaron aún más dañadas con el terremoto de 8.2 grados que dejó 70 mil viviendas colapsadas en esta región.

Karla Martínez de 22 años y Juquila García Martínez de 16 años crearon el proyecto de huertos infantiles al que nombraron “Sicarú Guie” (Flor bonita) el cual tiene la intención de capacitar a niñas y niños para que construyan huertos en sus casas a fin de conservar la vida natural y puedan consumir verduras que ellos mismos siembren.

“La reconstrucción del tejido social a través de acciones que despierten la comunalidad es lo mejor que se le puede compartir a las y los jóvenes”, expresó Manuel Antonio Ruiz, quien es el encargado de supervisar y dirigir los 10 proyectos que realizarán unos 50 jóvenes que desde hace un año toman el diplomado en las instalaciones de la preparatoria “José Martí”, en San Francisco Ixhuatán.

El diplomado consta de dos años, en este primer año las y los jóvenes ya tienen sus proyectos y fueron presentados a la sociedad civil para su valoración, todos tuvieron buena aceptación y para este segundo año se aplicarán como prueba piloto a fin de que puedan convertirse en espacios permanentes de comunalidad.

En esta valoración de los proyectos se contó con la presencia del presidente municipal de Ixhuatán, Florencio de la Cruz Valdivieso, y también padres y madres de familia que reconocieron la labor que hacen sus hijos e hijas para ayudar a mejorar las condiciones de vida de su gente.

Manuel Antonio Ruiz, quien dirige el ciclo del diplomado, explicó que ha sido muy enriquecedor lo que se ha logrado con las y los jóvenes, quienes aplicarán sus proyectos en al menos tres comunidades marginadas de esta zona oriente del Istmo de Tehuantepec en beneficio de aproximadamente 10 mil habitantes.

Celebró que personas altruistas como Magdalis Padilla, quien es experta en el tema de proyectos, haya contribuido en la formación de las y los jóvenes para que hagan trabajos de calidad.

“Me siento contenta con los resultados, tenemos por ejemplo un proyecto de purificadora de agua en una zona muy rural, muy abandonada y de mucha pobreza que hizo una joven; aquí la gente se enferma mucho del estómago y continuamente van al médico, entonces ella propuso una purificadora comunitaria donde se pagará un costo bajo pero mejorarán su calidad de vida, y así otros más, como un proyecto de granja de pollos y aves para consumir productos orgánicos”.

Jasani Martínez, quien es integrante del Consejo Indígena de gobierno del Congreso Nacional Indígena (CNI) resaltó que todos los proyectos realizados y presentados tienen la única finalidad de recuperar la vida comunal de los pueblos indígenas.

“Volver al tequio y reconstruir el tejido social eso buscamos, aquí somos jóvenes creando valores para otros jóvenes, para niños, mujeres, abuelos y toda nuestra sociedad, con eso estamos diciendo que todo se puede hacer y lograr”.

Entre otros proyectos que las y los jóvenes han impulsado se encuentran el cine comunitario, la creación de un criadero de camarón y una purificadora de agua.

Estudiantes de la preparatoria José Martí.