Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Pueblos zapotecos de Valles Centrales de Oaxaca conformaron un frente contra la minería y emitieron un pronunciamiento donde le piden al Presidente Andrés Manuel López Obrador que honre su palabra y le de atención especial a los Pueblos Indígenas de México.

Las comunidades y organizaciones agrupadas en el Frente No a la Minería, por un Futuro de Tod@s, exigieron al Presidente de la República la cancelación inmediata y definitiva de las concesiones mineras impuestas en sus territorios, toda vez que “90 mil hectáreas de nuestros territorios han sido concesionados a la empresa canadiense Fortuna Silver Mines”.

Le recordaron a López Obrador su palabra empeñada que en la toma de protesta presidencial el 1 de diciembre de 2018 donde públicamente dijo: “Vamos a darle atención especial a los Pueblos Indígenas de México, es una ignominia que nuestros pueblos mexicanos vivan bajo la opresión y la pobreza a cuestas”.

Las comunidades zapotecas le hicieron saber que “la minería representa opresión, pobreza y despojo de nuestros bienes comunes, ya que la minería, bajo ninguna circunstancia es una opción de desarrollo”.

Entre los puntos que exigirán a López Obrador en su próxima visita programada para el 21 de marzo, también piden la cancelación del proyecto minero “San José” ubicado en el municipio de San José del Progreso, Ocotlán, Oaxaca.

Así como una investigación exhaustiva y castigo ejemplar sobre las responsabilidades públicas de los funcionarios del gobierno federal y estatal por encubrir de responsabilidad, penal, administrativa, ambiental y en derechos humanos derivado de la instalación de la empresa minera Cuzcatlán.

De igual forma, piden generar mecanismos e instrucción para la reparación integral del daño a las personas afectadas por la instalación y operación de la empresa minera en la comunidad de San José del Progreso.

Y se realice una investigación imparcial y exhaustiva de responsabilidad penal y administrativa derivado de la contaminación del Rio Coyote provocado por la empresa minera Cuzcatlán, y reparación integral del daño a los pobladores por los impactos generados.

Además que ordene la creación de una comisión independiente con la participación de las comunidades afectadas para una auditoría ambiental, social y de derechos humanos al proyecto minero “San José”.

Insistieron en que sea respetada la determinación de las comunidades zapotecas que han declarado a sus territorios prohibidos para proyectos mineros en ejercicio de los derechos de autonomía y libre determinación reconocidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la ONU sobre derechos de Pueblos Indígenas.

Finalmente piden replantear el modelo económico por uno basado en el fortalecimiento de los pueblos originarios donde han manifestado su profundo rechazo al extractivismo y proyectos mineros que afectan a las comunidades indígenas y violentan sus derechos humanos.

Explicaron que el Frente No a la Minería por un Futuro de Todas y Todos está integrado por 16 comunidades y organizaciones de los Valles Centrales de Oaxaca que se han pronunciado por “¡Sí a la vida no a la minería! Y ¡Oaxaca territorio prohibido para la minería!”.

A través de asambleas generales, agrarias y municipales en las comunidades de Ocotlán, Ejutla y Tlacolula ya decidieron: Sí a la Vida, No a la Minería.

Sin embargo, a “pesar de que hemos manifestado nuestra oposición por las vías legales, en nuestros territorios se encuentra operando comercialmente el proyecto minero “San José” en el municipio de San José del Progreso, el cual pretende expandirse hacia nuestras comunidades”.

Denunciaron que la empresa de Canadá Fortuna Silver Mines ha producido un daño severo al tejido social de San José del Progreso donde hasta el momento cuatro personas han sido asesinadas en el marco del conflicto, entre ellos dos defensores comunitarios; recientemente el conflicto en el municipio se ha intensificado, a partir de la pretensión del presidente municipal Servando Díaz Vásquez por “recuperar” el palacio municipal.

Esto sin contar que se ha incrementado el clima de hostigamientos y amenazas hacia miembros de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán.

Hicieron hincapié que por la negligencia de Fortuna Silver Mines, también se produjo un derrame de la presa de jales hacia el río El Coyote, en el municipio de Magdalena Ocotlán en octubre del año pasado, la comunidad presentó una denuncia popular ante PROFEPA, sin embargo dicha institución declaró públicamente en febrero de 2019 que la “minera canadiense no contaminó suelo en Oaxaca”.