Reciben en UABJO el Equinoccio de Primavera con ritual de ‘fuego sagrado’

+ Piden armonía para los hogares de las y los oaxaqueños, así como “luz para los gobiernos que llevan el rumbo del país”

rhdr

CIUDAD UNIVERSITARIA, Oaxaca, marzo 22.- Con una invocación al Sol, como mensaje de “fuego sagrado” o “luz divina” para iluminar el camino y retomar el rumbo en estos tiempos difíciles, se llevó a cabo el ritual de sanación para recibir el Equinoccio de Primavera 2019, organizado por la Dirección de Arte y Cultura (DAC), dependiente de la Secretaria de Vinculación (SV) de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), y el “El llamado del Caracol”.

En los jardines de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) al filo del mediodía de este miércoles 20 de marzo, integrantes de la organización “Bedani” de medicina tradicional, con cantos y sonidos de caracol, al ritmo de ocarinas y tambor, también pidieron armonía para los hogares de las y los oaxaqueños, así como “luz para los gobiernos que llevan el rumbo del país”.

El titular de la DAC, Lic. Flavio Morales Cruz, acompañado del director de la Facultad, M.V. José Alfredo Villegas Sánchez, autoridades universitarias, alumnado e invitados, recibieron una limpia tradicional con sahumerios para recibir la Primavera, lo que les permitirá estar en armonía con los elementos de la naturaleza: tierra, aire, agua y fuego.

Durante el ritual se colocó un Tlalmanalli, ofrenda rodeada de elementos naturales dividida en cuatro rumbos (norte, sur, este y oeste), lo que simboliza los elementos básicos de la naturaleza: tierra, agua, aire y fuego, con el propósito de pedir permiso a los cuatro vientos para armonizarnos con ellos, según explicó la Mtra. Rocío Morales, integrante de la organización.

También se invocó al aire, oxígeno como aliento de la vida, porque cuando nacemos inhalamos y al morir exhalamos; es la línea de existencia que debemos cuidar, lo mismo que la naturaleza de donde emana el aire ante el regocijo de las aves y el correr de los ríos, por lo que debemos comprometernos a conservar el planeta.

La sanadora continuó con su reverencia hacia el agua divina que fluye, como símbolo de la comunicación para ser libres y soltar las ataduras, crear conciencia sobre el vital líquido que nos enseñaron a rendirle pleitesía, ya que sin éste no podríamos vivir, ni regar los campos, los bosques y el hábitat de los animales.

Luego bendijo a la madre tierra y agradeció por los frutos sagrados que obtenemos día tras día, al tiempo que pidió perdón por los destrozos causados; también por el lugar sagrado donde las nuevas generaciones empiezan sus caminos, por sus maestras y maestros para que guíen sus mentes y corazones, porque en las aulas está el futuro del país.

Sonaba el caracol, el tambor y las ocarinas al término de cada plegaria.

Al final del ritual, en instalaciones de la DAC, frente a la explanada de Ciudad Universitaria, se brindaron terapias alternativas, como limpias de sanación, flores de bach, aromaterapia y masajes, por las y los sanadores de la organización “El llamado del Caracol”.