AMLO entrega tarjetas Bienestar y destaca el Plan para el Desarrollo del Istmo

 

Juchitán, Oax.-Durante su visita a esta ciudad, para entregar tarjetas de los Programas Bienestar y hablar acerca del Plan para el Desarrollo del Istmo, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, llamó a la unidad entre los mexicanos: “ya no hay que polemizar, ya chole con los pleitos, hay que unirnos todos”.

De su lado, al dar la bienvenida, el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, reconoció la fortaleza del pueblo juchiteco para levantarse después del terremoto, destacó la importancia de las mujeres de este lugar, y agradeció al Presidente su voluntad para concluir la carretera Mitla- Istmo de Tehuantepec y la reconfiguración de la Refinería de Salina Cruz “Antonio Dovalí Jaime”.

Por separado, el alcalde Emilio Montero planteó al Presidente López Obrador el apoyo para la rehabilitación integral del drenaje colapsado de la ciudad y que en los trabajos de reconstrucción participe la mano de obra calificada y no calificada de este municipio; el Jefe del ejecutivo llamó a Román Meyer Falcón, Titular de la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) para que atendiera las peticiones del edil, con relación al tema de la reconstrucción.

Miles de personas reunidas en el Deportivo “El juchiteco”, ovacionaron la llegada del Primer mandatario, quien arribó al escenario acompañado del gobernador Alejandro Murat, en donde los esperaban el Presidente municipal, funcionarios federales y beneficiarios.

En su intervención, la Secretaria de Bienestar, María Luisa Albores González, luego de evocar versos del poeta Gabriel López Chiñas, anunció que la Pensión Bienestar para las personas  Adultas Mayores beneficiará en el estado a 349 mil personas, apoyo que fue duplicado en esta administración alcanzando los 2550 pesos bimestrales.

Detalló que en este municipio se beneficiaron con este programa casi 8 mil personas y por tener una población binnizá podrán acceder a los 65 años, como todos los indígenas adultos mayores del país, por una cuestión de justicia social.

Las personas con discapacidad también recibirán un apoyo bimestral de 2550 pesos; en este municipio 6 mil personas se benefician con este apoyo, informó.

Román Meyer Falcón titular de la SEDATU, expuso datos del Programa Nacional de Reconstrucción y dijo que los damnificados por los terremotos del 2017 y del 2018, tienen derecho a una vivienda digna, pero también a la cultura, la educación y a la salud, por eso se tienen contemplados 4 700 millones de pesos, que se verán reflejados en 21 mil acciones de reconstrucción.

En cuanto a la vivienda detalló que los apoyos se darán a través de la Secretaría Nacional de Vivienda (CONAVI) y será de manera directa. En el estado de Oaxaca se beneficiará a 12 mil viviendas con daño parcial o total en siete municipios del Istmo; en el caso de Juchitán aseguró que se entregan 2 100 tarjetas, con una inversión de más de 280 millones de pesos, que además se invertirán en la reconstrucción de 46 centros educativos dañados.

A mitad del acto, Andrés Manuel López Obrador entregó simbólicamente las tarjetas Bienestar a una mujer del Programa Adultos Mayores, a una señorita del Programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, y a un discapacitado que llegó de la mano de su madre; el Presidente le entregó su tarjeta, lo abrazó y le dio un beso en la mejilla.

Al tomar la palabra, el Primer mandatario señaló la necesidad de recorrer el país, estar pendiente, pues en caso contrario, aseguró, se cae en el inmovilismo y “se vuelven flojos algunos funcionarios”.

Se refirió a las inercias de la anterior administración federal, que facilitaba el saqueo y que dejó a la actual como un elefante reumático, por lo que pidió a todos los mexicanos a ayudarlo a empujar al elefante.

López Obrador aseguró que existe un presupuesto autorizado para todos los programas para la gente humilde, cuyos apoyos se harán de manera directa y sin intermediarios, como la  beca de 2400 pesos mensuales para que los jóvenes terminen su carrera, además del apoyo por 3600 pesos mensuales, del programa “Jóvenes construyendo el futuro”.

Estos programas enfocados a los jóvenes alcanzan un presupuesto de 44 mil millones de pesos, todo para alejarlos de la tentación, “para que no tomen el camino de las conductas antisociales, nunca más vamos abandonar a los jóvenes”, aseguró el Presidente.

Se refirió al respaldo de su gobierno al campo mexicano, para promover la producción de frijol, arroz y maíz, así como a la ganadería, para que el campesino vea compensado su esfuerzo.

El presidente aseguró que no se va permitir la entrada del maíz transgénico a la región del Istmo, y se impulsará el grano autóctono, porque el mejor maíz para el totopo es el maíz local que resiste el viento, por eso dijo “vamos a proteger las semillas”.

Planteó que el programa Sembrando Vida contempla el apoyo para sembrar árboles frutales y maderables en zonas que necesiten reforestarse, como Los Chimalapas, para este trabajo los campesinos recibirán 5 mil pesos mensuales de jornal.

Explicó que se prevé sembrar estos árboles en un 1 millón de hectáreas, lo que generará 440 mil empleos en el sureste del país, esto para que el campesino no se vea obligado a abandonar sus comunidades y “trabajen en su pueblos, en sus regiones, cerca de sus familiares”.

Informó sobre la próxima puesta en marcha de las Tandas para el Bienestar que es el otorgamiento de créditos a artesanos y otros oficios, además de pequeños comercios, para adquirir mercancías, herramientas e insumos, sin intereses y sin papeleos.

Indicó que su Gobierno pondrá en marcha un Plan de Desarrollo para el Istmo “como no se ha visto en mucho tiempo”, que incluye la ampliación de los dos puertos que unen el atlántico y el pacifico: Salina Cruz y Coatzacoalcos.

Agregó que se va a construir de nuevo la línea férrea para el tren de carga y de pasajeros, “se va volver a comunicar con un tren el istmo”. Además, planteó las bondades de la Zona especial, en la que se va a bajar a la mitad los impuestos como el ISR y el IVA, para atraer inversión a la franja ístmica.

Bajo un enlonado que resguardó del sol a la mitad de los asistentes, López Obrador aseguró que se va a bajar el precio del gas, la luz, las gasolinas y el diésel, en 66 municipios de Oaxaca y Veracruz, para configurar esta zona como una “cortina de desarrollo, para que haya mucho trabajo y bienestar en el país”, fue enfático al asegurar que en estos proyectos no va haber inversión extranjera, “si participa el capital privado serán mexicanos”.

Quiso que los presentes supieran tres cosas importantes que suceden en el país: que está controlada la inflación; está aumentando la recaudación de impuestos, pues la gente le tiene confianza al gobierno; y no hay déficit, hay finanzas fuertes para apoyar los programas del desarrollo y bienestar.

Por último, dijo que el peso mexicano no se está depreciando, al contrario, se está fortaleciendo, “la moneda mexicana es la que más se fortaleció entre los países emergentes”.

Un fortísimo sol de mediodía despidió a López Obrador, quien en medio de aplausos y vivas saludaba a las personas que se acercaron, llenos de emoción,  detrás de  las vallas metálicas y alcanzaban a extender el brazo para ofrecer su mano.