El Lavatorio de los Pies ¿Qué significado encierra este acto?

Píldoras de fe

El Lavatorio de los pies, el gesto de Jesús de lavarle los pies a sus discípulos, (Juan 13,1-15), contiene una catequesis bautismal y al mismo tiempo una enseñanza sobre la humildad, una ilustración eficaz del mandamiento del amor fraterno a la manera de Jesús: el amor que acepta morir para ser fecundo.

El signo del lavatorio de los pies de los discípulos encierra profundamente el mismo significado: la vida que se entrega en sacrificio redentor. Tres momentos son notorios en la escena: cada uno de ellos tiene un profundo significado eucarístico:

1. El lavatorio de los pies

Según se indica en el versículo 1, el lavatorio de los pies es la manifestación de amor más grande del Maestro hacia sus discípulos. Pero ello ocurre cuando Él, el Cordero de Dios debe pasar de este mundo al Padre (v.1), Por ello Cristo realiza el lavatorio de los pies como servicio supremo, como gesto de amor supremo simbolizado en el quitarse la túnica y servir como un esclavo.

Notemos en el versículo 4 los movimientos de Jesús. Para demostrar su amor:

Se levanta de la mesa,

Se quita los vestidos (el manto),

(Se amarra una toalla alrededor de la cintura,

Echa agua en un recipiente,

Le lava los pies a los discípulos y

Se los seca con la toalla que lleva ceñida en la cintura.

El lavatorio de los pies está enmarcado por el “quitarse” y “volver a ponerse” los vestidos. Este movimiento nos reenvía al gesto del Buen Pastor de las ovejas, quien se despoja de su propia vida para dársela a sus ovejas.

De hecho, se puede notar que los verbos que se usan en el texto son los mismos verbos que se utilizan en el capítulo del Buen Pastor, cuando se dice que “ofrece su propia vida” y “la retoma” (ver Juan 10,18)

El despojo del manto y del amarrarse la toalla es, por lo tanto, una evocación del misterio de la Pasión y de la Resurrección, que el lavatorio de los pies hace presente de manera simbólica.

Jesús se comporta como un servidor (a la manera de un esclavo) de la mesa ya que su muerte es precisamente eso: un acto de servicio por la humanidad.

En el lavatorio de los pies contemplamos la manifestación del Amor Trinitario en Jesús que se humilla, que se pone al alcance y a disposición de todo hombre, revelándonos así que Dios es humilde y manifiesta su omnipotencia y su suprema libertad en la aparente debilidad.

Lee la nota completa en:

https://www.pildorasdefe.net/aprender/fe/momentos-lavatorios-pies-Jesus-triduo-pascual