Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “Tenemos que cerrar las fronteras y estar atentos para que lo que esté sucediendo allá en Veracruz no se pueda contaminar el estado de Oaxaca”, afirmó el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, luego de la violencia registrada el pasado fin de semana en estado vecino donde fueron asesinadas 14 personas, entre ellas un menor.

Aunque la violencia tampoco cesa en la región de la Cuenca del Papaloapan y en el Istmo de Tehuantepec, el gobierno de Oaxaca prefiere curarse en salud y referirse al caso de Veracruz donde el pasado Viernes Santo se perpetró una masacre en un salón de fiestas en la colonia Obrera, en el municipio de Minatitlán, donde fueron ejecutadas cinco mujeres, ocho hombres y un niño de alrededor de un año de edad.

A su regreso de vacaciones, el gobernador priista Alejandro Murat convocó a una conferencia donde hizo referencia que por lo ocurrido en Veracruz su gobierno cerrará su frontera por cuestiones de seguridad.

El mismo viernes 19 de abril, fue ejecutado Gabriel P.J., de 30 años de edad, quien se encontraba maniatado frente a un rancho cerca de la entrada a Loma Bonita.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en Oaxaca se han cometido 212 asesinatos en el primer trimestre de 2019, situación que lo ubican en el lugar 13 a nivel país.