Jaime GUERRERO

OAXACA (#pagina3.mx).- Los ex presidentes panistas, Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, así como el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, fueron denunciados ante la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya, por presuntos delitos de lesa humanidad cometidos durante el conflicto sociopolítico del 2006 y 2007, informó desde ese organismo ubicado en Holanda, el titular de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo.

Antes de fenecer su cargo, el ombudsman, acudió a ese corte, con el expediente que documenta 30 ejecuciones extrajudiciales, 311 detenciones arbitrarias, 248 casos de tortura y dos desapariciones forzadas.

Acompañado del ex integrante de la Comisión de la Verdad, Diego Enrique Osorno,  los ex voceros de la APPO y ex presos durante las administraciones de Fox, Calderón y Ruiz Ortiz, Flavio Sosa Villavicencio, César Mateos Benítez, Germán Mendoza Nube y Emeterio Marino Cruz, éste último torturado con evidentes secuelas de los daños físicos y psicomotrices que le dejaron los cuerpos policiacos de Ruiz Ortiz, calificó de “inédito” que una institución del Estado Mexicano como la Defensoría presente una denuncia ante un organismo internacional cuando siempre han sido particulares.

En tanto, en un comunicado, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca informó que la acción de su titular se efectuó con base en el artículo 15 del Estatuto de la Corte Penal Internacional.

Reportó que el documento entregado ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional presenta el análisis de varios hechos ocurridos en Oaxaca, en un periodo de 15 meses, en los cuales se cometieron presuntas ejecuciones arbitrarias, desapariciones forzadas, tortura y detenciones arbitrarias, que demuestran los patrones de sistematicidad y la política por parte del Estado Mexicano para generar terror entre la población mayoritariamente indígena.

Para ello, emplearon a grupos armados ilegales que tuvieron el objetivo de causar terror y desmovilizar a la población inconforme, a través de las llamadas “caravanas de la muerte” que atacaban durante la noche a la población civil, cometiendo asesinatos, desapariciones forzadas y tortura, es decir, posibles crímenes de lesa humanidad, de acuerdo con la definición del artículo 7 del estatuto de Roma.

Y debido a que el Estado Mexicano, no ha impartido justicia, la Defensoría informo que se recurrió a la Corte Penal Internacional para que se inicie la investigación respectiva y los presuntos crímenes no queden en la impunidad.

Por lo pronto, Peimbert Calvo, confió en que el presidente Andrés Manuel López Obrador coadyuve en las investigaciones para que no queden impunes estos delitos de lesa humanidad.

Sosa Villavicencio, a través de sus redes sociales, infirmó que “acudimos a la Corte Penal Internacional para presentar denuncia de delitos de lesa humanidad cometidos en contra de centenares de pobladores oaxaqueños por los gobiernos federales de Fox, Calderón y Ulises Ruiz.

Lo mismo, confió en que López Obrador “siendo fiel a sus compromisos se pronuncie porque la Corte Penal haga una investigación y se castigue la violación a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad”.

Mendoza, Merino Cruz y Mateos Benítez, coincidieron con Sosa Villavicencio, en exigir justicia, por os presuntos  lesa humanidad.

Y es que es la primera vez en la historia de la Corte Penal Internacional, que una institución como la DDHPO, presenta una denuncia ante la Corte Penal Internacional y presenta los informes de la Comisión de la Verdad, la Recomendación 15/07 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la “Investigación de posibles violaciones graves a los derechos humanos «Caso Oaxaca»” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de 2007.

Para ello, las víctimas acudieron a la Corte Penal Internacional a fin de poder solicitar la investigación sujetándose a los Estatutos de Roma, bajo los cuales los crímenes de lesa humanidad no prescriben.