OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El Poder Judicial de la Federación confirmó la sentencia que ordena la protección de los ríos Salado y Atoyac y otorga a la ciudadanía una herramienta para la protección del medio ambiente frente a la inacción de las autoridades gubernamentales, resaltó la vicepresidenta de Litigio Estratégico Indígena, Mariana Yáñez.

Precisó que el Tribunal Colegiado del Centro Auxiliar de la Séptima Región de Acapulco, Guerrero, emitió la resolución que confirma la sentencia de la jueza primero de Distrito en el Estado de Oaxaca, quien concedió, el 28 de marzo de 2018, el amparo indirecto número 621/2016 y ordenó a las autoridades federales, estatales y municipales que se coordinaran para el rescate del río Salado y Atoyac.

Al amparo que promovió Litigio Estratégico Indígena se unieron muchas voces entre ellas el reconocido artista plástico Francisco Toledo, así como Greenpeace y Earth Law Center, quienes hicieron eco de las peticiones de la ciudadanía oaxaqueña y respaldaron la lucha de la pequeña organización de abogados oaxaqueños.

Consideran que este proceso es inédito porque lograron recabar miles de firmas entre ellas de las autoridades del Congreso de Oaxaca, de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y el Colectivo Huizache que enviaron escritos a los magistrados del Tribunal Colegiado de Acapulco para que emitieran la sentencia protectora.

Mariana Yáñez manifestó que “el Poder Judicial de la Federación, en este precedente otorga a la ciudadanía una herramienta para la protección del medio ambiente frente a la inacción de las autoridades”.

Antes, el pintor Francisco Toledo envío una carta al tribunal Colegiado de Acapulco donde les hace saber que “es hora de salvar a los ríos (Salado y Atoyac), ustedes tienen la última palabra”.

El Premio Nacional en Ciencias y Artes, refirió que en el año 2032, la capital de Oaxaca cumplirá 500 años como ciudad y “apenas tenemos tiempo para el rescate del río que posibilitó el nacimiento y desarrollo de esta ciudad”.

Al mismo tiempo invitó a la celebración de los 500 años “restaurando el esplendor del río Atoyac. Es hora de un pacto intergeneracional entre ésta y las venideras. Respetuoso de la función judicial les digo: Es hora de salvar a los ríos, ustedes tienen la última palabra”.

En la carta, el afamado artista plástico comunica a los magistrados del Tribunal Colegiado que el 25 de noviembre de 1521, día en que llegaron a Oaxaca las fuerzas expedicionarias de Hernán Cortés, dijeron la primera misa en la margen derecha del Atoyac y al pie de un árbol de guaje.

El creador del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca explicó que el Atoyac y su afluente el Salado no sólo es un importantísimo recurso hídrico sino que forma parte del patrimonio cultural del pueblo de Oaxaca. En su vera sucede la historia de Donají y el advenimiento del lirio del Valle.

Y en la actualidad, “animales muertos, escombro, plásticos, forman parte del paisaje del río”, lamentó el creador del Centro de las Artes de San Agustín.

Al resolver el recurso de revisión 1022/208, dice el creador juchiteco, no están resolviendo un recurso más, están decidiendo sobre el destino de los ríos. Y advierte: “la historia analizará cada uno de los párrafos de la resolución que emitan.”