JUCHITÁN, Oax., (pagina3.mx).- Directores de penales, custodios e integrantes de la Agencia Estatales de Investigación (AEI) son los principales actores quienes torturan en Oaxaca.

Personas jóvenes y adultas jóvenes son la población que más ha sufrido este tipo de violación a sus derechos humanos.

Ello, según narra el informe “Impunidad y negación de la tortura en Oaxaca”, elaborado por la organización civil oaxaqueña Código DH.

Ese análisis se realizó mediante la revisión de expedientes de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) de 2017 y 2018.

Contiene información sobre custodios y personal de seguridad de centros penitenciarios obtenida a través de un cuestionario.

También testimonios de jóvenes estudiantes que se ven en riesgo de sufrir tortura o tratos y penas crueles, inhumanos o degradantes (TPCID).

En informe reconoce el patrón donde la población en riesgo de vivir tortura y TPCID es básicamente la de los varones jóvenes y adultos jóvenes.

Además, identificaron que tienen escolaridad de nivel básico a media superior. o que se encuentren privados de su libertad en cualquier centro penitenciario.

Código DH también identificó 26 métodos de tortura, los que se aplican de manera combinada.

Señala que la tortura se comete principalmente durante la detención, traslado y en centros de detención y penitenciarios, pero no es reconocida, documentada ni sancionada.

El informe busca contribuir a que la Ley General para Prevenir Investigar y Sancionar la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (LGPIST) en Oaxaca esté bien implementada.

Aporta elementos de análisis que permiten comprender cómo opera la tortura en la entidad.

Asimismo, qué prácticas es necesario fortalecer, cambiar o eliminar para poder contribuir a la prevención de esta grave violación a los Derechos Humanos.

Oaxaca tiene la Ley Estatal para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, desde diciembre de 2017.

Cuenta también con una Unidad Especializada en Investigación contra la Tortura desde agosto de 2017.

En el caso de personal penitenciario y de custodia, los datos fueron obtenidos de:

  • Cuestionario a 203 custodios, de un total de 475 en todo el Estado, 
  • De 8 de 13 centros penitenciarios en Oaxaca.
  • Perfil medio del personal penitenciario y de custodia:
  • Dos terceras partes de varones de entre 20 a 40 años (66.8%), 
  • Escolaridades básica y media superior en su mayoría (83.8%),
  • Una tercera parte de personas que se asumen de un grupo indígena.

En términos laborales consideran que las instalaciones en las que laboran no están en buenas condiciones.

Señalan que no cuentan con un equipo adecuado para su labor.

Informaron que pesar de que los servidores públicos han recibido capacitaciones sobre temas de derechos humanos, las cifras de violaciones a DDHH no han disminuido. 

Las evidencias indican que es un asunto estructural.

A la cadena de mando se agrega ausencia de mecanismos de control y al acceso a la justicia.

Esas situaciones generan impunidad y envían un mensaje permisivo para que la tortura siga ejerciéndose.

Código DH resaltó que del análisis se derivan recomendaciones a la Fiscalía General de la República, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Así como a la Fiscalía General de Oaxaca (FGO, y a la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO).

 También a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

Las recomendaciones, para acabar con esta mala práctica que afecta considerablemente la vida de las personas y una violación constante a sus derechos humanos.