‘Las cosas pueden salir mal para Dos Bocas; el Gobierno no está para construir’: Coparmex

Entre las razones que expuso Copamex está el tamaño de la deuda de Pemex y en ese contexto emprender un proyecto de tal magnitud en un negocio que ha sido “históricamente poco rentable”

Ciudad de México. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió al gobierno federal reconsiderar los riesgos que implica que el Instituto Mexicano del Petróleo y Petróleos Mexicanos (Pemex) se encarguen de construir la refinería de Dos Boca, tanto para las finanzas de la empresa como para las del país.

En un comunicado, el organismo presidido por Gustavo de Hoyos Walther manifestó que “las cosas pueden salir mal” para el proyecto, que tendrá un costo de 160 mil millones de pesos e iniciará su construcción el próximo 2 de junio, para que se concluya en 2022.

Entre las razones que expuso Copamex está el tamaño de la deuda de Pemex y en ese contexto emprender un proyecto de tal magnitud en un negocio que ha sido “históricamente poco rentable.”

Recordó que las empresas especializadas que fueron convocadas decidieron “no participar bajo las condiciones propuestas, advirtiendo costos mucho mayores y tiempos de ejecución más prolongados para concluir de manera adecuada la obra.”

Coparmex también resaltó que el gobierno tiene poca o nula experiencia como desarrollador de infraestructura y el mundo está inmerso en un “proceso acelerado de transición energética encaminado a sustituir los combustibles fósiles por amigables con el medio ambiente”.

El líder de los empresarios señaló además que “el Gobierno no está para construir”.

“Ahora en vez de un Gobierno de México, tenemos una constructora de México. Ya se está anunciando que el Ejército hace aeropuertos y ahora que Pemex hace refinerías. Son claras las lecciones en México y en el mundo de que el Gobierno no está para construir”, dijo entrevistado al asistir a la reunión de Consejo Nacional del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El jueves, López Obrador anunció que la licitación para la nueva refinería de Pemex había quedado desierta debido a que las empresas que participaron en la invitación restringida presentaron presupuestos y plazos de construcción más altos de los establecidos.

Por ello, el mandatario informó que Pemex se hará cargo de la construcción de la obra en coordinación con la Secretaría de Energía.

Además, en diciembre se informó que el Ejército será el responsable de la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), ubicado en dicha base militar.

Leer más: https://vanguardia.com.mx/articulo/las-cosas-pueden-salir-mal-para-dos-bocas-coparmex-construir