Juchitán de Zaragoza.- Con un auditorio Guiigu’ Bicunisa lleno, el presidente municipal, Emilio Montero Pérez, fue invitado a dar un mensaje durante el XXIX Festival del Río, en donde llamó a un cambio en las prácticas cotidianas que afectan el ya deteriorado estado del planeta, de la ciudad y el río Las nutrias, particularmente.

El edil mencionó a los presentes que la corriente del río que atraviesa la ciudad tiene una alta contaminación, producto de las aguas residuales que provienen de los pueblos asentados en su cuenca, lo que ha llevado a una contaminación de la laguna Superior.

Recordó la gran cantidad de plástico que la ciudad genera diariamente y que aumenta considerablemente en el período de fiestas de la ciudad, “no sé si alguien haya hecho alguna investigación al respecto, pero de lo que sí estoy seguro es que la cifra que resulte será escandalosamente terrible”, asentó.

Dio un panorama de la situación del planeta, en donde las áreas boscosas se reducen cada día más, y por consiguiente las especies disminuyen de forma alarmante o se extinguen y recordó la tremenda contaminación de nuestro entorno natural.

Agregó que el Festival del río tiene el propósito de sacudir conciencias para detener el daño que diariamente le hacemos al planeta, al generar  desechos de diverso tipo; señaló que es necesario cambiar de manera drástica nuestras costumbres contaminantes para revertir este daño, para tener un mundo mejor qué heredar a las futuras generaciones.

“El tiempo de transformar nuestras prácticas contaminantes, es hoy. El futuro ya nos alcanzó” expresó el presidente, ante un público expectante.

Reconoció en el Festival como un orgullo para Juchitán, al convertirse en una actividad cultural y artística de gran importancia. Recordó a sus iniciadores destacando al extinto Julio Bustillo Cacho y a Raymundo Lucero Vásquez, así como a los poetas Víctor Terán y Jorge Magariño.

A 28 años de iniciado el festival -en 1991 se realizaron dos festivales, hizo memoria-, reconoció la labor de los jóvenes que han recibido la tarea de continuarlo, resaltando en ellos su responsabilidad con el medio ambiente, su compromiso con la cultura y las artes, y les exhortó a seguir el consejo del fundador del Foro Ecológico Juchiteco: aliarse con los artistas para hacer conciencia ecológica.

Como cada año, el Festival se desarrolló en la semana mayor de mayo, en un día sin vela, teniendo el ambiente de una tarde de regada de frutas de la vela Calvario. La participación de los artistas inició más temprano que los años anteriores y alcanzó las 9 horas de música.

Sobre el escenario dieron lo mejor de sí: el conjunto de música de flauta y tambor El Canto de la Nutria, Wood Jazz, Monstruos del mañana, la banda infantil Badu Naxhi, la cantante Tonana, el trovador y último integrante del legendario trío Xavizende, Fernando Salinas “Ta Dximi”, lo mismo que Molcajete, Afroistmo y el ensamble 7 machos.

Por la noche se develó una escultura monumental compuesta de plásticos pet, realizada por el grupo de artistas Movimiento Escultórico de San Agustín Etla, a la cual pertenece el pintor juchiteco Víctor Cha’ca’.

Exhaustos por el esfuerzo, pero visiblemente satisfechos, los jóvenes organizadores de este Festival, liderados por Julio Bustillo Toledo, agradecieron la asistencia del público y a los artistas participantes.