Juchitán, Oax.- Luis Piñón Alonso de 24 años de edad acudió la mañana del miércoles a donar sangre para una amiga que requiere de una transfusión sanguínea de forma urgente, pero al llegar al Hospital General Macedonio Benítez Fuentes en la ciudad de Juchitán Oaxaca, se le negó el acceso porque es Gay.

Molesto y consternado, el joven quién es ingeniero mecánico y que ha mostrado abiertamente su orientación sexual, narró que el medico Juan Orozco Morales, al verlo por la expresión de género que refiere a los atributos externos y de comportamiento así como su orientación y vestimenta, simplemente le externó “ que no podía donar sangre, por ser homosexual”.

Narró que al llegar a la unidad de salud, primero se le practicaron exámenes médicos de rutina (talla, peso y presión arterial) y posteriormente al entrar al consultorio del doctor Orozco Morales de inmediato le preguntó “sí era homosexual” a lo que Luis le respondió “sí” y fue cuando le “negó ser donante” y comenzó el calvario.

Cuenta el joven, que se quedó “helado y lleno de frustración” al conocer la respuesta negativa del doctor Juan Orozco, quién además nunca le practicó un examen de estudios clínicos, sino simplemente por su orientación sexual.

“La respuesta del doctor fue que por Norma no podía ser donante, y al preguntarle qué Norma, me dice que la “Norma 003 SSA2 1993” y me dio una serie de argumentos que obviamente están fuera de realidad”.

Ante esta situación que le ha causado “frustración” por no poder ayudar a su amiga que se encuentra en una situación critica de salud, interpuso una denuncia ante la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas Paciuc.

“Se me ha discriminado en mi persona, en otras ocasiones he sido donador en ese mismo hospital y en otras instituciones privadas, y no había tenido algún tipo de problema por mi orientación sexual, por lo que exijo se me repare el daño moral causado hacia mi persona por conducto de su superior jerárquico o del director del hospital general, el medico Ramón López Gallegos, toda vez que este tipo de conductas homofóbicas ha causado daños severos a mi persona”, expresó.

El joven lamentó que en pleno siglo XXI y en la ciudad de Juchitán donde se habla de “cero discriminación” y “el paraíso muxe” se siga viviendo este tipo de situaciones, en especial cuando se trata del derecho a la salud, pues por ser gay no pudo donar y contribuir a la mejora medica de su amiga que se encuentra delicada de salud.

Luis, es el segundo de cuatro hermanos, su familia y amigos al conocer esta discriminación que sufrió también mostraron su molestia y pidieron se repare el daño moral causado al joven , que su única intención era donar sangre como un derecho a la salud y un compromiso de amistad que le nace.