Juchitán, Oax.- El Presidente municipal, Emilio Montero Pérez, y el Secretario de Finanzas del Gobierno del estado, Vicente Téllez Girón, realizaron esta mañana un recorrido por las instalaciones de lo que será el Centro Cultural del Istmo, ubicado a un costado de la carretera Juchitán-Tehuantepec, a la altura del paraje Pepe y Lolita.

Ambos revisaron el proyecto y la forma de poner en marcha la segunda etapa de la obra que ocupa un terreno de 15 hectáreas, con un domo cuya estructura tiene una extensión de cien metros de diámetro.

El director de Obras del Ayuntamiento de Juchitán, José Antonio Sánchez López, presente en este recorrido, explicó al funcionario estatal que la obra tiene un progreso de aproximadamente 40 por ciento, como producto de una primera etapa de construcción.

Al proyecto le falta la construcción de la techumbre del domo, los pisos, las instalaciones eléctricas, hidráulicas y sanitarias, la construcción de los baños, el bardeado, además de reparar las áreas que corresponderán a un museo de sitio y de artesanías, que fueron dañadas por los sismos, a las cuales les  falta el aplanado interior, el piso y otras instalaciones.

Detalló que el proyecto tuvo muchas modificaciones, y que no tenía un plano completamente definido, por lo que la dirección a su cargo tuvo que trabajar en la realización de los planos que se presentarán este próximo lunes en la ciudad de Oaxaca.

Agregó que, con la presentación del plano definitivo, se espera que la Secretaría de Finanzas aporte los recursos necesarios para la realización de una segunda etapa, que tendrá como objetivo que la obra esté en condiciones tales que pueda ya ofrecer sus servicios, independientemente de que después se concluya la totalidad del proyecto.

La obra fue uno de los compromisos que adquirieron la empresa Eólica del Sur, la Secretaría de Energía federal y el Gobierno del Estado, luego de la consulta que culminó en 2015, para la construcción del parque eólico más grande de América Latina.

La construcción del Centro, más conocido en la población como “Velaria” -pues en ella se planea que se celebren las velas y otras festividades culturales-, fue suspendida en el 2016, al finalizar la gestión del entonces presidente municipal, Saúl Vicente Vásquez.

A tres años, se retoma su terminación, luego de que algunas organizaciones invadieron los terrenos aledaños en años pasados, y la actual autoridad municipal tuvo que intervenir para evitar la invasión de la zona en la que se planea ubicar un amplio estacionamiento.