Noroeste / Redacción

CULIACÁN._ Los tres hermanos culiacanenses que se salvaron de morir ahorcados en Malasia, después de que un juez los condenara por el delito de narcotráfico, fueron puestos en libertad y desde la noche del viernes ya están en su casa en Culiacán. Llegaron en pleno Día de las Madres.

Se trata de Luis Alfonso, José Regino y Simón González Villarreal, quienes arribaron a la capital sinaloense tras permanecer poco más de 11 años en prisión en el país asiático.

Los hermanos González Villarreal fueron detenidos el 4 de marzo de 2008, dentro de una fábrica del parque industrial de Senai, en la ciudad de Johor, donde presuntamente operaban un laboratorio clandestino y se encontraban en posesión de 29 mil 460 kilogramos de mentafetaminas.

En el año 2012 fueron acusados de narcotráfico y luego sentenciados a morir en la horca. Sin embargo, su ejecución se aplazó debido a diversas apelaciones. Para septiembre de 2018 las autoridades malasias le modificaron la pena y los sentenciaron a cadena perpetua.

Sin embargo, este viernes se reencontraron con sus padres y familiares, luego de que el sultán Ibrahim Ismail Ibni Almarhum les otorgó el perdón a la pena de muerte, lo que fue reconocido por la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana.

Nota completa: https://www.noroeste.com.mx/publicaciones/view/regresan-a-culiacan-los-tres-hermanos-sinaloenses-que-se-salvaron-de-la-horca-en-malasia-1163135