Jaime GUERRERO

OAXACA (#pagina3.mx).-Un disminuido grupo de integrantes de la Sección del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), protestaron a las afueras de la sede del Congreso del Estado, en los momentos en que los diputados de Morena, aprobaron la minuta de reforma educativa enviada por el congreso de la unión.

En rechazo a la reforma constitucional de López Obrador, aseguraron que mientras prevalezca el enfoque neoliberal, será una reforma que no responde a las exigencias de la educación pública y los trabajadores de la educación.

Y frente al avasallamiento de la bancada de Morena, sus aliados del PT, y Mujeres Independientes, quemaron una llanta, basura y golpearon las vallas metálicas del complejo legislativo y pintarrajearon las paredes del Congreso del Estado.

El secretario de Organización de la Sección 22 del SNTE, Genaro Martínez Morales, justificó la presencia en el Congreso, para repudiar el proceso aprobado de manera apresurada y que consideró debe haber un espacio para escuchar el sentir de los trabajadores de la educación.

Martínez Morales, afirmó que la reforma educativa de López Obrador, es una Reforma Laboral, tiene un enfoque neoliberal.

A su juicio, la LXIV Legislatura debió revisar de fondo y discutir con el magisterio cuál es el contenido que han planteado, cuáles son sus demandas fundamentales, resarcir los derechos laborales establecidos en el 123 constitucional, el derecho escalafonario, que es un tema que consiguieron mediante la lucha y que con la nueva reforma lo eliminan.

Por lo pronto, anunció que se reorganizaran para movilizarse y repudiar los procesos legislativo del Congreso de la Unión y local, porque afirmó que la reforma educativa, lesiona los derechos de los trabajadores.

Martínez Morales, aseguró que diputadas y diputados de Morena representan al régimen, al Estado, y no son representantes del magisterio y mucho menos del movimiento.

De su lado, el vocero de la Sección 22 del SNTE, Wilbert Santiago Valdivieso, reiteró que no avalan ni reconoce la nueva legislación porque no abroga la “nefasta” reforma educativa de Peña Nieto, sobre todo, por mantener al magisterio en un “régimen de excepción laboral”.

Sostuvo que la nueva legislación surge de una alianza entre Morena y los partidos firmantes del Pacto por México, porque no incorpora los principales planteamientos de la CNTE,

Anunció entonces que seguirá la lucha en las calles, porque la nueva legislación mantiene el “régimen laboral de excepción”, al contemplar todavía la evaluación como un mecanismo de selección para el ingreso, promoción y reconocimiento del magisterio.

Reiteró que la CNTE se declarará en paro de labores de 72 horas, a partir del próximo miércoles, para lograr una mesa de diálogo de alto nivel con el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, para dejar claramente asentadas sus demandas y sean integradas en las leyes secundarias, fundamentalmente en la Ley Reglamentaria del Sistema para la Carrera de los Maestras y las Maestros.

Santiago Valdivieso advirtió que si la CNTE no obtiene respuestas satisfactorias a sus reclamos en la mesa de alto nivel, estallará posteriormente un paro indefinido de labores.