· Su edad promedio es de 36.3 años; 83% son hombres y 17% mujeres.

· De cada 100 personas ocupadas en las TIC, 76 trabajan por su cuenta, 20 laboran en forma subordinada y remunerada, tres son empleadores y uno trabaja sin recibir remuneración alguna.

Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) son consideradas como herramientas fundamentales en muchos de los ámbitos del quehacer humano. Surgieron desde 1958 en Estados Unidos de América, utilizando las computadoras como herramientas para el desarrollo educativo. Han contribuido de manera significativa a mejorar la forma de trabajar, comunicarse, administrar, transmitir, desarrollar, vender y divertirse, mejorando procesos, costos y tiempos pues prácticamente están en todas las áreas del quehacer humano.

Las TIC han revolucionado la forma de concebir el trabajo: los procesos de automatización derivados de su uso han llevado a la creación de nuevas ocupaciones y, por otro lado, también han llevado a la desaparición de algunas otras.[1] Hoy en día, en muchas industrias se pueden generar grandes volúmenes de producción con relativamente pocos trabajadores, y esto se debe al avance de las TIC por medio de la automatización.