Las llamadas Condonerías, fundadas por la Brigada Callejera de apoyo a la mujer “Elisa Martínez” A. C., han sido un refugio y una luz para trabajadoras sexuales de México.

Describe Ximena Natera de Pie de Página en la narración que dejamos linkeada al fondo de esta publicación, que la Brigada Callejera es una organización que defiende y promueve los derechos laborales de trabajadoras sexuales; además que desde los 80’s luchan por una buena educación sexual y la aplicación del recurso del preservativo.

Dentro de la Asociación Civil se integran trabajadoras sexuales, trabajadoras sexuales transgénero, sobrevivientes de trata de personas, mujeres migrantes y otras mujeres solidarias que ejercen apoyo en los centros comunitarios y las oficinas de Ciudad de México y Tapachula, en Chiapas.

Las encargadas son especialistas en defensa de derechos humanos, civiles y laborales de las trabajadoras sexuales y mujeres trans; en el tema migratorio; en la prevención del VIH, SIDA e ITS; y en la movilización comunitaria ante la trata de personas y explotación sexual.

En su haber preventivo utilizan historietas educativas, notas informativas, audiocuentos y otro tipo de contenido para alcanzar la difusión de la educación sexual y el uso del condón, del cual, por cierto, han creado su propia marca.

“El Encanto”, condones de 1995 producidos por la organización, se vendieron a peso; y también aparecen en las manos del subcomandante Marcos dentro de la foto que ornamenta el localito de la Brigada.

Ahora que Ximena Natera visitó la condonería de Isabel La Católica, por el zócalo de la capital del país, pudimos ver uno de los oasis para la educación sexual.

Cuenta Rosa Icela Madrid, entrevistada, que en su condonería puede llegar un, digamos, chico de 16 años, y preguntar de qué está hecho el condón, para qué y por qué; para lo cual encontraría una respuesta científica de contenido sexual formativo.

Encuentra más información sobre las condonerías en| la narrativa de Ximena Natera, en el siguiente link: Pie de Página.