Esposa e hija de Ulises Ruiz participaron presuntamente en la secta sexual NXIVM de Keith Raniere

Esposa e hija de Ulises Ruiz participaron presuntamente en la secta sexual NXIVM de Keith Raniere pagina 3
Imagen recuperada de NSS Oaxaca

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Al ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, parece que las cosas no le están saliendo como planeaba porque la Comisión Nacional de Procesos Internos del tricolor de dio un plazo de 48 porque no cumple con los requisitos para participar en la contienda por la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Y ahora su esposa Lourdes Salinas y su hija Lila son mencionadas porque aparecen en el video donde Emiliano Salinas, hijo del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, festejan al líder y fundador de la secta NXIVM, Keith Raniere, quien se encuentra detenido en Estados Unidos por delitos de tráfico sexual y posesión de pornografía infantil.

En la columna Lavadero Político difundida en el portal de noticias libertad-oaxaca.info se publicaron 9 fotografías donde presuntamente aparece la esposa e hija del actual aspirante a dirigir los destinos del PRI nacional en el video donde festejan al líder de la secta sexual y que involucra a hijos e hijas de prominentes políticos.

La secta NXIVM, según Wikipedia, se vendían como organización de estructura piramidal que ofrecía cursos y seminarios de desarrollo personal de ámbito personal y profesional, sin embargo, antiguos miembros la califican de secta a raíz de una investigación judicial que supuso la detención de su líder Keith Raniere en marzo de 2018. ​

Y en México donde opera a través de los Executive Success Programs («Programas de éxito ejecutivo» o ESP, según sus siglas en inglés). La filial estaba dirigida por Carlos Emiliano Salinas hasta su dimisión tras la detención de Keith Raniere.

En el lavadero político resalta que Emiliano Salinas “no es el único hijo de políticos mexicanos que salió raspado por el escándalo, ya que también se menciona hijos de otros potentados de la política mexicana incluso, ya se asoman por ahí algunos Ruiz (en alusión al ex gobernador de Oaxaca)… (¡tómala!)”.

Así fue como esta semana pudimos ver un conmovedor video que circuló por redes sociales, donde apreciamos un entusiasta Emiliano Salinas quien acompañado de su hermana, Cecilia Salinas y otras personas ejecutan con maestría una secuencia de pasos dignos de cualquier tabla rítmica de jardín de niños en 10 de mayo, aunque se presume que en aquel video no se celebraba a la progenitora de nadie, sino el cumpleaños del líder y fundador de NXIVM, Keith Raniere, hoy preso”.

Y agregó: “De lo que poco se habla –hasta ahora– es de la aparición en el incriminante video de Lila y Lourdes Salinas quienes han señalado como de la familia Ruiz Salinas, hija de uno de los mejores vendedores que Oaxaca ha tenido como gobernador, ídolo de la sección 22 e inspiración de los miembros de la extinta APPO, Ulises Ruíz Ortiz…

Lila y la Señora Lourdes quien a diferencia de los Salinas, aparecen con playera amarilla –lo que infiere un rango menor– de igual modo ejecutan con esmero su rutina de baile en el supuesto evento de cumpleaños”.

Esta situación y el emplazamiento que hizo la Comisión Nacional de Procesos Internos del PRI parecen debilitar al ex gobernador Ulises Ruiz, quien además fue denunciado el 2 de mayo pasado ante la Corte Penal Internacional de La Haya por delitos de lesa humanidad cometidos en el conflicto 2006.

En el Informe sobre la represión gubernamental contra el magisterio y la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en 2006 y 2007 se mencionan los agravios y los estragos perpetrados por el ex gobernador priísta Ulises Ruiz Ortiz, los cuales siguen vigentes y se enmarcan en un modelo de intervención violenta y sistemática del Estado para reprimir la protesta social.

El informe sobre delitos de lesa humanidad incluye 30 ejecuciones extrajudiciales (entre ellas la del periodista estadunidense Bradley Will), 311 detenciones arbitrarias, 248 casos de tortura documentada y comprobada, así como la desaparición forzada de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Cruz Sánchez, dirigentes del Ejército Popular Revolucionario (EPR).