Más de 2,000 consumidores y actores relevantes del sector tortilla exigieron este martes a las Secretarías de Salud y Economía la revisión de la NOM-187-SSA1/SCFI-2002, la cual regula las especificaciones sanitarias y la información comercial de la tortilla de maíz en México.

La iniciativa impulsada por Fundación Tortilla de Maíz Mexicana y respaldada por la Alianza por Nuestra Tortilla pretende garantizar el derecho constitucional a la alimentación sana y de calidad. Para ello, es necesario efectuar una revisión profunda al contenido de la norma, ya que el actual representa riesgos importantes a la salud, quebranta los principios básicos de la Ley Federal de Protección al Consumidor y propicia un mercado injusto para la tortilla de maíz tradicional.

En los últimos 30 años ha caído un 40% el consumo per cápita de tortilla de maíz en México, mientras tanto la salud de la población mexicana se ha visto gravemente afectada por enfermedades relacionadas con una alimentación deficiente. La industrialización de la tortilla de maíz, mitos acerca de que la tortilla engorda y la entrada de nuevos actores al mercado han propiciado un deterioro importante en la calidad e imagen de la tortilla, ícono de la cultura mexicana y principal alimento de su pueblo. Es por ello, que se considera pertinente y urgente el efectuar una revisión de la norma actual, la cual fue publicada en 2002 y que únicamente ha sufrido ligeras modificaciones en los últimos 17 años.

La norma debía ser revisada en 2019, sin embargo, fue ratificada por las autoridades sin someterse a revisión, con lo cual quedó excluida del Programa Nacional de Normalización 2019. La iniciativa pretende exigir que la norma sea incluida antes del 30 de junio en el suplemento del Programa de conformidad con el artículo 58 del Reglamento de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.

Dentro de los principales puntos a modificar se encuentran:

  • Riesgos a la salud:
  1. Revisión de los aditivos permitidos en la masa de nixtamal y la tortilla de maíz, así como una evaluación de sus daños a la salud (actualmente se permiten 64 aditivos).
  2. Implementar requisitos de información comercial y etiquetado para los aditivos empleados en la industria de la masa y la tortilla.
  3. Prohibir el uso de colorantes y saborizantes artificiales en la masa y tortilla de maíz.
  4. Establecer límites máximos para residuos de glifosato y otros agroquímicos.
  5. Prohibir el uso de maíces genéticamente modificados en la elaboración de tortillas.
  6. Regular las especificaciones sanitarias y comerciales de las diferentes modalidades de venta de tortilla a domicilio y la venta en hieleras en establecimientos ajenos a la industria.
  • Información al Consumidor:
  1. Identificar y diferenciar comercialmente los diferentes tipos de tortillas y tostadas que se elaboran y venden en nuestro país. o
  2. Diferenciar en su denominación a las tortillas de maíz nixtamalizado de las elaboradas a base de harinas industriales, o con la mezcla de ambas. Normar y describir el uso de ingredientes permitidos para la elaboración de tortillas combinadas con otros alimentos como nopal, yuca, amaranto, plátano, chaya, cacao, chiles, hierbas, espinacas, etc.
  3. Exigir en el etiquetado la declaración de ingredientes de la harina industrializada cuando es empleada como ingrediente compuesto en la elaboración de tortillas y tostadas.
  4. Prohibir el uso de colorantes en la elaboración de tortillas de maíz azul y otros alimentos elaborados a base de masa azul.
  • Publicidad Engañosa:
  1. Regular el uso de adjetivos calificativos como son: 100% maíz, 100% natural, fortificado, harina nixtamalizada, entre otros.
  2. Prohibir el uso del nombre “mejorador” para los aditivos utilizados en la industria, ello debido a que ocultan información al consumidor y al personal de salud.
  • Cumplimiento de la Norma
  1. Determinar claramente las instancias responsables del cumplimiento de esta norma.
  2. Establecer las sanciones al incumplimiento de las diferentes fracciones de la norma.