Nos parece muy preocupante el mensaje que se está dando a la sociedad. Nos parece muy preocupante que el presidente se reconcilió con la mafia del poder, a la que hizo consejera […]”, declara Adela Navarro Bello, en el marco de la Cumbre de Libertad de Prensa: México, en la capital del país.

(El presidente) Se reconcilió con los corruptos quienes lo persiguen; incluso con gente ligada al crimen organizado a quien ofreció una amnistía y, sin embargo, con la prensa sigue enfrentando“, continúa la directora del Semanario Zeta Tijuana como introducción al panel “Impunidad en crímenes contra a prensa en México”, del evento organizado por el Comité para la Protección de Periodistas (originalmente Comitee to Protect Journalists).

La destacada periodista tijuanense resaltó que en los últimos 19 años 127 periodistas hayan sido asesinados y que, de esa cifra, solamente una carpeta de investigación tenga sentencia. Esto es, que en más del 99% de los casos, los asesinatos permanecen impunes.

Navarro Bello continuó por hacer presente el nombre de su compañero Francisco Javier Ortiz Franco, editor del Semanario Zeta quien cumplirá en pocos días 15 años de haber sido baleado por el narcotráfico, caso que no ha provocado un solo arresto de los culpables.

2 años de impunidad, también, por el asesinato de Miroslava Breach y Javier Valdéz, a quienes recuerda, Adela, justo antes de mencionar a uno de los fundadores del Semanario Zeta, Héctor “El Gato” Félix Miranda, con 31 años de ser asesinado impunemente, por quien dos asesinos cumplieron una pena mínima, la cual los ha dejado libres en la actualidad y, según cuenta la periodista al micrófono, se supone trabajan para quien se considera el autor intelectual del asesinato de Félix Miranda.

Finalmente, trae a la memoria a Jesús Blanco Ornelas, otro de los fundadores de Semanario Zeta que sufriría un atentado contra su vida un noviembre hace, ya casi, 22 años, en el cual moriría uno de sus miembros de seguridad.

La impunidad imperó en todos los casos mencionados.

El mensaje es terrible, el mensaje es que en México puedes atentar contra la libertad de prensa, puedes atentar contra la integridad física de un periodista y no vas a terminar en prisión y no vas a terminar investigado. De los 1,140 expedientes que ha abierto la Fiscalía Especial de la Atención para Delitos contra la Libertad de Expresión, 89 casos son de periodistas asesinados. De ellos, tan sólo 29 reconocen, esta instancia ministerial, que el asesinato tuvo que ver con la profesión del periodista. Hay una criminalización también del periodista“, expresó Adela Navarro.