JUCHITÁN, OAX.- Sin piernas por perderlas al caer de La Bestia, José Luis Marín, migrante de origen salvadoreño seguirá su camino por conseguir el sueño americano.

Desde el área de cuidados intensivos en el Hospital General “Macedonio Benítez Fuentes”, a dos días de practicarle su última operación, Marín se recupera de forma satisfactoria.

Su mayor ilusión es continuar su camino en busca del sueño americano.

De 46 años de edad, José Luis no piensa en regresar a su casa y aunque es padre de dos hijos, uno de 14 y otra de 10 años, su único deseo es conseguir una prótesis y llegar a la frontera Norte para trabajar y mejorar su vida.

Salió de su país hace tres semanas; sin embargo, el tren dice le “dio una mala jugada”.

El 17 de mayo intentaba abordarlo en la estación de Chahuites, tropezó con una piedra, perdió el control y cayó sobre las vías, perdiendo de inmediato sus piernas.

Está triste y desolado, pero con el corazón ilusionado aún cuando está solo.

Sin familia ni amigos está afrontando esta situación inesperada que le ocurrió, el cual asegura es “una experiencia” que le marca para toda la vida.

Recostado en su cama envió saludos a su familia, a su esposa y a sus dos hijos y les dijo que continuará su camino.

Quiere, agrega, mejorar su calidad de vida, tener empleo digno en Estados Unidos y demostrar que el migrante no es “malo” y no “hace daño”.

Allá en su país era obrero y con el sueldo mínimo que no le alcanzaba para mantener a sus dos hijos y esposa.

Por eso decidió migrar, el accidente lo ha detenido un par de semanas pero en cuanto logre obtener su alta del hospital continuará su trayecto.

José Luis no se imaginó vivir esta travesía y perder sus piernas pero tampoco pierde la fe de que algún día las cosas mejoraran en su vida.

Sostuvo que no es el único en su condición que ha logrado conquistar el anhelado sueño americano.

Pidió a las autoridades mexicanas y estadounidenses su “solidaridad” para continuar con su camino y que se le brinden todas las facilidades.

Afirma que lo único que busca es encontrar un trabajo digno.

“Por fortuna no perdí la vida, esta segunda oportunidad la voy aprovechar al máximo.

“Saliendo de aquí quiero pedir el apoyo de las autoridades mexicanas para conseguir una prótesis y no detenga mi objetivo.

“Quiero trabajar y que mis hijos vivan bien, ese es mi único sueño, porque allá en el El Salvador la vida es muy arriesgada”, señala.

*Atención médica sin discriminación

El director del Hospital Civil de Juchitán, Ramón López Gallegos, informó que el pasado jueves se le practicó la cirugía a José Luis y se recupera satisfactoriamente.

Es muy probable que el próximo lunes 3 de junio será dado de alta.

Dijo que ha estado  en constante comunicación con el consultado de El Salvador respecto al estado de salud del migrante.

También se le ha dado atención digna, como se merece, afirmó.

“Aquí atendemos a todos, han llegado personas centroamericanas y se les da el mismo trato que a nuestros nacionales.

“Este hospital no tiene discriminación ni nada, aquí le practicamos la cirugía y la recuperación va muy bien”, reiteró.

En el lugar del accidente fue auxiliado por los lugareños y algunos de sus compañeros.

Fue trasladado al hospital de Tapanatepec y el 23 de mayo al Hospital General de Tehuantepec, finalmente el 27 de mayo ingresó al de Juchitán.