Joel Simon, director del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), dio el discurso inaugural en la Cumbre de Libertad de Prensa: México, un espacio de debate entre comunicadores, conductores, legisladores y representantes del Gobierno Federal.

La Cumbre, organizada por el mismo CPJ, dio inicio bajo la inauguración de Joel Simon, quien agradecería inicialmente al Museo de Antropología de la Ciudad de México y a los socios del Comité: Artículo 19, la Red en Defensa de Derechos Digitales y Reporteros Sin Fronteras; así como al streamer Rompeviento TV.

Simon abrió el tema de impunidad y violencia contra periodistas al hacer referencia a Norma Sarabia, periodista tabasqueña quien perdió la vida en un atentado el 12 de junio reciente.

El asesinato de la semana pasada nos recuerda lo poco que ha cambiado en los últimos dos decenios. No es sólo una cuestión de números, pero vale la pena mencionar las cifras. Desde que comenzamos a recopilar estadísticas en 1992, más de 100 periodistas han sido asesinados en México, 50 de ellos en represalia directa por su labor. Además, 14 periodistas han desaparecido. Este nivel de barbarie ha convertido a México en el país más peligroso del hemisferio para el ejercicio del periodismo y en el de mayor violencia mortal contra la prensa en el mundo en lo que va de 2019“, expresó Joel Simon.

Enseguida, el inaugurador habló del nuevo gobierno encabezado por “Manuel Andrés López Obrador”, como lo llamaría él, quien confesa que le acompañó en actos de campaña cuando López Obrador era priísta regional en Tabasco.

En su experiencia, Simon considera que el presidente admitía que los medios de comunicación eran clave para el ejercicio del poder, fin que AMLO siempre pretendió sin ocultarlo. Por ello, cree el director del CPJ que Andrés Manuel conoce bien la dependencia que tiene hacia los medios para transmitir su mensaje, y agrega: “López Obrador sigue siendo el presidente más accesible de la historia”.

“Debido a esta historia y esta relación, creo que el presidente tiene una oportunidad histórica de transformar la relación entre los medios y el poder y enfrentar la cuestión de la impunidad y la violencia contra la prensa. Pero se trata de una oportunidad pasajera. Me decepciona que el presidente haya permitido que sus diferencias con los medios se hayan convertido en algo tan personal”, despliega el periodista ante la sala de la Cumbre de Libertad de Prensa.

“Hay un camino para avanzar”, leyó Joel Simon en camino a la conclusión de su discurso. Y ese camino, explica, necesita que las instituciones federales se sometan al derecho de la expresión libre garantizada por la Constitución y el Derecho Internacional.

Dijo que los medios saludables, aunque muestran competitividad, también deben considerar el trabajo en equipo, la independencia e integridad y conservar confianza de la sociedad.

“Déjenme decirles lo que ha cambiado. Hoy, los medios mexicanos son más independientes, más cuestionadores, menos dependientes del poder“, externó Simon, antes de dar el empujón e inicio a la Cumbre de la Libertad de Prensa: México.