Falta de apoyos y baja en el precio de la goma de opio tienen en crisis a campesinos de Guerrero

Hace tres años, la vida empezó a complicarse más para los pobladores de la Montaña de Guerrero. En esta zona donde de acuerdo con el Coneval se ubican dos de los municipios más pobres del país, como Cochoapa El Grande, 80% de los campesinos tenía como única forma de subsistencia el cultivo de la amapola, de acuerdo a datos que dan los mismos pobladores.

En el clima frío del lugar no se dan cosechas abundantes de granos como el maíz. Lo que se da bien es el café, pero las administraciones federales pasadas dejaron de apoyar la producción, que cayó en el estado 88% entre 2003 y 2016, de acuerdo a datos de la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Los campesinos optaron por la amapola.

En el país, se cultivan cerca de 26 mil 100 hectáreas, según el Reporte Mundial sobre Drogas 2017 de la Oficina de Naciones Unidas sobre Droga y Crimen (UNODC). Guerrero se posicionó como líder en la producción nacional, con alrededor de 60% del total. En cada uno de sus 81 municipios había plantíos.

Un campesino podía ganar unos 35 mil pesos por siembra. El kilo de goma de opio, materia que se extrae de esta planta, se pagaba entre 25 mil y 20 mil pesos, como mínimo. Algunos sembraban dos veces al año. “La amapola era nuestra salvación, aunque apenas nos daba para sobrevivir, tampoco es que ganáramos mucho, pero nos ayudaba”, dice un comisario del municipio de Acatepec y representante del Consejo de las Comunidades Indígenas de la Montaña de Guerrero, a quien llamaremos Guillermo, para atender su petición de no usar su nombre real.

Pero los precios se fueron a la baja por el auge del fentanilo, un opioide sintético que China produce a bajo costo y con efectos más potentes que la heroína. El kilo de goma de opio se fue a pique hasta los 2 mil pesos por kilo. “Bajó mucho y nos quedamos en cero porque de eso nos sosteníamos”, dice Guillermo.

Los pobladores de la Montaña de Guerrero tienen otro problema. Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el pasado miércoles 17 de julio que “en esos municipios pobres (los de Guerrero), los niños, las niñas con discapacidad están recibiendo su pensión. Están recibiendo becas estudiantes pobres de nivel básico, los que están en la preparatoria. Y ya les llegó su apoyo del programa Producción para el Bienestar”, los campesinos aseguran que no es así.

“El apoyo de Prospera que les llegaba a las señoras por las becas de los niños no ha llegado desde enero y nadie les dice para cuándo. Ya va a empezar otro ciclo escolar y nadie informa de eso. ¿Con qué se les van a comprar los uniformes, los útiles? Otros programas como ProCampo desaparecieron y no llegan los recursos para los campesinos”, dice por separado Martín Sierra, habitante del municipio de Tlacoapa.

Guillermo refrenda lo anterior. Dice que en Acatepec, las señoras esperan lo de Prospera y no hay información clara de para cuándo les va a llegar. El programa está parado. Lo de Producción para el Bienestar no llega tampoco. “Llega solo la pensión para los adultos mayores y algunas becas para los estudiantes, pero no para la mayoría”.

Moisés Solano, presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Tepecocatlán, municipio de Atlamajalcingo del Monte, dice que allá solo les llegó un apoyo de 1,500 pesos a las señoras. “El resto de los nuevos programas del gobierno federal no los conocemos. De apoyo para el campo no nos llega nada, salvo el fertilizante, que acá sí ya tienen casi todos, faltarán solo unos 60 productores”.

Leer nota completa: https://www.animalpolitico.com/2019/07/apoyos-goma-opio-campesinos-guerrero