En Sonora, las válvulas de la Terminal Marítima de Guaymas que pertenecen a la compañía minera más enriquecida del país, Grupo México, fallaron y, en consecuencia, 3 mil litros de ácido sulfúrico se derramaron en el mar.

Hace cinco años el mismo grupo empresarial tiró 40 mil metros cúbicos de metales venenosos e el Río Sonora.

Esta vez, a las 13:48, trabajadores de la Administración Portuaria de Guaymas (Apiguay) informaron de una columna de humo blanco sobre el mar.

Allí, donde se cargaban barcos con ácido sulfúrico, una fuga provocó el desastre natural.

El administrador a cargo, Abraham Larios Velázquez, explicó que el accidente sucedió cuando estaban haciendo pruebas para pasar el líquido hacia un barco de carga.

Nosotros nos mantenemos al margen“, dijo Larios Velázquez, según El Universal, y comentó que aunque la reacción del agua pareció grave, lo tendría que determinar la Semarnat.

Por su parte, el propietario de Grupo México, Germán Larrea, defendió que el derrame no generó daños y que se controló la situación prontamente.

Desde ayer se está procediendo con el trasvase del ácido del contenedor a una pipa y se está trabajando ya para neutralizar la situación“, suavizó Larrea el 9 de Julio.

Apenas el 13 de mayo, Zacatecas vivió otro caso de contaminación estelarizado por Grupo México.

En San Martín, Sombrerete, Zacatecas, habitantes denunciaron un río local donde corría material tóxico causado por una mina trabajada por GM.

Cianuro, sulfato de zinc, sulfato de cobre son ejemplos tóxicos que cayeron en siembras de fruta y otras cosechas del área rural zacatecana.

Lo de Sonora no es la primera vez que la empresa de Germán Larrea provoca un desastre comunitario como los derrumbes graves que han sucedido en Coahuila en minas de Grupo México.

Más información en Pie de Página y en el Universal.