La feria de las extorsiones

Feria de las extorsiones pagina 3.jpg

La fiesta grande de Oaxaca sigue creciendo y es ahora un referente mundial. A la Guelaguetza llega gente de todas partes del país y del mundo.

No es asunto menor, más de 72 comunidades participaron en la selección pero sólo 52 alcanzaron el privilegio de bailar en el Cerro del Fortín, la actividad turística podría generar ingresos por más de mil millones de pesos y como pocas actividades la derrama económica se disemina por todos los rincones del estado.

Pocos lugares del país y de América Latina pueden ofertar una fiesta con más de 100 actividades gastronómicas, artísticas; conciertos, tantos días y tantos lugares.

Para vergüenza de todos, a la Feria del Mezcal, la Feria de las Artesanías, la Feria de la Tlayuda, la Feria del Tejate, suma también la FERIA DE LAS EXTORSIONES.

En las últimas semanas, decenas de organizaciones, sindicatos, comunidades y hasta grupos de comerciantes ambulantes anunciaron movilizaciones. La amenaza siempre le da ventaja a la hora de las negociaciones con un gobierno acostumbrado y francamente cómodo en eso de repartir el dinero que no es suyo.

De cualquier forma la FERIA DE LAS EXTORSIONES refleja una dolorosa derrota institucional por la ineficacia de los llamados operadores políticos o los delegados especiales que parecen incapaces de contener o resolver a tiempo las demandas y todas estallan en la ciudad de Oaxaca en el momento menos oportuno, lo mismo en la #Guelaguetza que en la Semana Santa, el Día de Muertos o la Noche de Rábanos.

Hace tiempo que dejo de ser un rumor palaciego. No hay equipo ni lealtad institucional, las estructuras paralelas terminan por enredarse o chocar y los delegados de Alejandro Avilés no parecen entenderse, menos coordinarse con los delegados del secretario de gobierno Hector Anuar Mafud.

A veces parecen estorbarse como en la zona del Istmo de Tehuantepec en donde alcanzaron el récord vergonzoso de más de 100 bloqueos de carretera en medio año.

Tanta ineficiencia resulta sospechosa, en los túneles de la política local muchos señalan que el chiste no es resolver los conflictos sino administrarlos, ahí esta el negocio.

“El que parte y comparte se queda con la mejor parte

Por cierto, muchos de esos ineficaces delegados, tanto los del gobierno del estado como los del gobierno federal ya se sueñan candidatos. “Se acabó el tiempo de lanzar cohetes y ahora deben recoger las varas” y como contribuyente no acepto que les paguen por no resolver…y mucho menos premiarlos con una candidatura.

En el gobierno de Alejandro Murat esta lista la podadora.