A menos de 24 horas de que el titular de la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable de Oaxaca (Semaedeso), Samuel Gurrión Matías, propalara la construcción del Proyecto Intermunicipal de “residuos sólidos” para la Ciudad de Oaxaca de Juárez y Zona Metropolitana, en el municipio de San Andrés Zautla (localidad donde se pactó la construcción) las autoridades manifestaron su rechazo y esto pone en duda la edificación de ese proyecto que ya fue aprobado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del gobierno federal.

El proyecto fue aprobado oficialmente el pasado mes de abril por la SHCP y la inversión es del orden de los 500 millones de pesos.

El proyecto fue supervisado por Carlos Puente, Director de Agua, Energía y Medio Ambiente de Banobras-Fonadin.

Posteriormente, la Secretaría de Finanzas de Oaxaca, la Secretaría de la Contraloría y el entonces titular de la Semaedeso, José Luis Calvo Ziga, firmaron el acuerdo de inversión por 175.8 mdp para la construcción del Centro Integral de Residuos Sólidos, con lo que se atenderá más del 25 % de los residuos que genera el Estado.

El Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y Fonadin, aportarán 50 por ciento del costo del proyecto a fondo perdido; el otro 50 por ciento será aportado por una empresa privada que será la encargada de ejecutar y operar la obra, la cual se otorgará mediante licitación pública.

Es decir, el estado no aportará un sólo peso ni Oaxaca adquirirá deuda.

Según los proyectados a través del Programa de Residuos Sólidos Municipales (PRORESOL), el centro intermunicipal tendría una vida útil de más de 30 años.

En su inicio atenderá 25 municipios, pero al avanzar la obra en sus cuatro etapas se irán sumando más ayuntamientos hasta llegar a 50 ayuntamientos.

El anterior titular de la Semaedeso no informó dónde se ubicaría el centro, aún cuando ya fue aprobado y se tienen las 25 hectáreas necesarias; en ese entonces aseguró que el centro sería de alta tecnología sin contaminación ni olores fétidos.

El proyecto contempla cuatro estaciones de transferencia para tener un mejor manejo de los residuos sólidos, un relleno sanitario y una planta de separación de residuos, lo que permitirá obtener energía a través de la basura.

El proyecto fue presentado a las autoridades de San Andrés Zautla, y Oswaldo García Jarquín, presidente municipal de la Ciudad de Oaxaca de Juárez.

El objetivo es tratar más de 1 mil 200 toneladas por día, beneficiando a más de 800 mil habitantes y cumpliendo con la norma oficial 083 SEMANARNAT-2003.

Se aprovecharían también el 45% de residuos sólidos con la Planta de Separación de Residuos y Relleno Sanitario, creando 200 empleos directos e indirectos.

No obstante, Gurrión Matías, por su protagonismo político-mediático, reveló que se edificaría en San Andrés Zautla, porque se hicieron los estudios geofísicos y sociales.

Según la declaraciones a un medio impreso, “si todo sale bien, en seis meses estará funcionando el nuevo basurero; la construcción iniciaría en dos y se necesitarían cuatro meses para terminarlo”.

Ya se han tenido pláticas con todas las organizaciones, la gente, los vecinos y ellos han aceptado sin ningún problema que se instale ahí porque va a hacer un relleno sanitario que va a cumplir con todas las normas”, aseguró Gurrión Matías.

No obstante, en un comunicado, las autoridades de Zautla, encabezadas por el edil, Luis Santos Martínez, le enmendaron la plana y pese a que sí existía un acuerdo en el que el Gobierno del Estado realizaría obras de beneficio social para la población entre ellas, la rehabilitación de la iglesia, construcción de aulas, entre otras, afirmaron que no hay nada oficial, respecto a la construcción de un basurero en su comunidad.

Hemos tenido pláticas con Segego, Inegi y la Dirección Estatal Territorial por el asunto de adjudicación de la colonia Tierra y Libertad, pero nunca se ha hablado del mencionado basurero”, afirmaron.

Admitieron que la colonia “Tierra y Libertad”, sitio donde se edificaría el relleno sanitario, pertenecen a Zautla, pero hasta hoy ninguna autoridad ha aceptado porque el pueblo así lo determinó.

En caso haya el planteamiento de una mesa de trabajo para ese proyecto, habrá que conocerlo y analizarlo en asamblea del pueblo para tomar una determinación que la autoridad acatará”, plasma el comunicado.

El actual basurero municipal ubicado en la Villa de Zaachila está colapsado y ocupa un área de 17 hectáreas. Recibe en promedio 800 toneladas de basura al día, que provienen de los más de 700 mil habitantes de 24 municipios conurbados desde 1981.