La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca ha otorgado medidas cautelares a siete mujeres que están encarceladas en Santa María Alotepec.

Hoy mismo ocurrió que en aquélla comunidad oaxaqueña la autoridad municipal detuviera a las mujeres por presuntamente no prestar trastes de cocina para una fiesta.

Los trastes eran de la cocina comunitaria que está a cargo de las mujeres violentadas.

Además de las siete mujeres, declaran familiares de las detenidas, la administración de Faustino Gálvez ordenó que se detuvieran a todas las 40 mujeres que manejan la cocina.

La mayoría de las mujeres huyeron, sólo Fabiola Agapito, Flavia Galdino, Felipa Santiago, Edith de Jesús Tinoco, Juana Porfirio, Paulina Blas y Vicenta Ventura quedaron a disposición de sus autoridades.

La denuncia a la DDHPO fue hecha por las familias y la Defensoría difunde haber iniciado un cuaderno de antecedentes y haber dictado medidas cautelares a la autoridad de Alotepec para garantizar lo derechos humanos de las mujeres detenidas.

La Defensoría de los Derechos Humanos emprendió un diálogo, además, con las autoridades de Santa María Alotepec.

Su objetivo fue buscar la conciliación y evitar que el asunto pase a mayores consecuencias que traigan más afectaciones a las personas detenidas.

Y es que si bien la DDHPO es respetuosa de los sistemas normativos internos, estos deben ser armónicos con los derechos de las personas“, escribió la institución en un comunicado.

Insistió en que si bien los pueblos y las comunidades son autónomas y tienen derecho de regirse por sus sistemas normativos internos, deben ser cuidadosos de los derechos humanos.

Ya que, aunque su autonomía sustenta y revaloriza su identidad y diversidad, no hay que tomar acciones que pongan en riesgo la integridad física y la libertad personal.

Esto se lee en el Boletín 104, expedido por la organización estatal.