Destituyen a presidente del Tribunal de Justicia Administrativa por tema de “reelecciones tácitas”

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Oaxaca destituyeron al presidente magistrado, Adrián Quiroga Avendaño, por haber ostentado el cargo de manera ilegal e incurrir en presuntos actos irregulares.

En una Sesión de Pleno celebrada este jueves 15 de agosto, integrantes del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Oaxaca eligieron por mayoría de votos a la magistrada María Elena Villa de Jarquín, como encargada del despacho.

En un comunicado se dio a conocer que “esta designación se debió esencialmente a que las actuaciones del ex magistrado, quien se había ostentado como Presidente del Tribunal de Justicia Administrativa a partir del 28 de mayo de 2018 y estuvieron plagadas de múltiples ilegalidades contrariando el articulo 114 Quáter de la Constitución Política del Estado”.

Por ello, la mayoría de los magistrados nombraron a Villa de Jarquín como encargada de Despacho de este Tribunal.

Explicaron que esta decisión fue adoptada considerando también la concesión del Juicio de Amparo en Revisión 159/2019, de fecha12 de julio de 2019, dictada por el Tribunal Colegiado en Materias Civil y Administrativa del Décimo Tercer Circuito, en la que se determinó que los Magistrados de las Salas Unitarias del Tribunal de Justicia Administrativa, deben formar parte del Pleno del Tribunal de Justicia Administrativa y por ende, se encuentran facultados para expedir su Reglamento Interno, y los Acuerdos Generales para su adecuado funcionamiento.

Y enumeraron las irregularidades en que Quiroga Avendaño ha incurrido tales como:

Se auto designó, expidió un reglamento sin la participación de todos los magistrados como lo ordena el artículo 114 constitucional, autoriza un presupuesto unilateralmente; y promovió una controversia constitucional a nombre del Tribunal, sin que tomara en cuenta a los magistrados integrantes del tribunal.

Aunado a ello, acudió al Congreso del Estado a realizar una supuesta rendición de cuentas a espaldas de los magistrados integrantes del Tribunal; compareció en el amparo del magistrado Hugo Villegas Aquino, de forma personal por no haber dado cuenta a los magistrados de mismo y no haber recibido la instrucción de hacerlo; pagoó salarios a Hugo, desestimando la no suspensión en el amparo; omitió avisar al Gobernador sobre el término de designación de Hugo; y dictaminó unilateralmente la reelección tácita de Hugo.

Cabe recordar que todo este conflicto surgió cuando se difundió que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa pretendía imponer como magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Oaxaca a su ex colaborador del Infonavit, Raúl Palomares Palomino, ante omisión del Congreso de Oaxaca.

Hugo Villegas Aquino alegó que en caso de que la LXIV Legislatura local le de entrada a esa propuesta, violarían la Jurisprudencia de observancia obligatoria emitida por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), toda vez que el Congreso no emitió el dictamen de evaluación para la ratificación de al menos cuatro magistrados, razón por la que procedió la reelección o ratificación tácita.

En ese tenor se encuentra el magistrado de la Sala Superior del Tribunal de Justicia Administrativa de Estado de Oaxaca, Hugo Villegas Aquino, quien cumplió con todos los procedimientos y fue ignorado por el Congreso y, por consiguiente, su ratificación fue tácita.

Villegas Aquino detalló que el pasado 22 de mayo solicitó, mediante escrito, al Congreso del Estado su ratificación para un segundo periodo de 8 años, al cual tiene derecho, de acuerdo con las leyes estatales y el 29 de mayo, la Diputación Permanente turno su solicitud a la Comisión de Administración de Justicia.

Fue el pasado 6 de julio que venció el primer periodo del magistrado, sin embargo, para entonces, el Congreso del Estado no había resuelto sobre la solicitud del 22 de mayo, en consecuencia, tampoco había siquiera iniciado el proceso de evaluación del desempeño del magistrado para determinar si ameritaba su ratificación o no.

Una vez vencido el plazo, el magistrado envió, el 10 de julio, el oficio en el que notifica que, de acuerdo a la jurisprudencia de la Corte, ya se hizo efectiva su ratificación de facto.

Y ahora deriva en una destitución del magistrado presidente y se fractura el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Oaxaca por el tema de las reelecciones.