El huachicoleo del agua, la constante extensión de plagas como el gusano descortezador y la falta de acciones provocaría la disminución del caudal de los veneros que surten del líquido a la capital oaxaqueña.

La alerta fue dada a conocer desde hace más de cinco años, pero las autoridades estatales y agrarias nada han hecho por dar solución al problema, alertó Nazario García Ramírez presidente del Consejo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca (COAO).

Explicó que San Agustín Etla se ha convertido en el principal abastecedor de agua potable para la capital del estado debido a que en la agencia de San Felipe del Agua, la producción del líquido ha disminuido.

Sin embargo, ante la afectación que el gusano descortesador ha provocado en ocho hectáreas, que podrían aumentar hasta 24 por la falta de saneamiento del bosque de San Agustín debido al conflicto agrario que mantiene con Nuevo Zoquiápam, la capital podría quedarse sin agua.

San Agustín se ha convertido de gran ayuda para la capital, pero sino se hace nada por sanear los bosques, la capital se quedaría sin agua“, advirtió García Ramírez.

Al exponer también que existe un negocio ilícito que ha acabado con el recurso natural: el huachicoleo.

Comunidades como San Sebastián, Poblado Morelos y San Isidro Etla se han dedicado a la venda desmedida del agua, sin que ésta se encuentre regulada por alguna autoridad.