OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Por lo menos 20 ejecuciones se registraron el pasado fin de semana entre los que sobresalen el asesinato la presidenta municipal de San José Estancia Grande, un funcionario de Protección Civil, un ex regidor, un Pastor evangélico, un líder político de San Baltazar Chichicapam y una jovencita.

Todos estas ejecuciones se cometieron durante la visita de tres días que realizó en Oaxaca el presidente Andrés Manuel López Obrador aunado a que fueron colocados presuntos narcomensajes que fueron localizados en el Barrio La Soledad en el Istmo de Tehuantepec y el río Salado en esta capital.

El lugar donde la violencia aterrorizó a la comunidad fue en el Barrio La Soledad donde el pasado sábado 17 de agosto se registraron enfrentamientos con armas de fuego, situación que dejó al parecer siete ejecutados, sin embargo, la Fiscalía General de Oaxaca no reportó ningún caso porque los cuerpos fueron levantados por sus propios acompañantes.

La corresponsalía del diario Noticias Voz e Imagen de Oaxaca reportó que grupos armados sostuvieron tres enfrentamientos con las corporaciones policíacas en el municipio de El Barrio de la Soledad.

Una balacera ocurrió frente al panteón municipal donde fue asesinada una persona; el segundo enfrentamiento se suscitó otro enfrentamiento balacera sobre un camino de terracería por el rumbo del rancho “La Ciruela” que dejó un saldo de tres muertos; y un tercer enfrentamiento ocurrió en la Cuarta Sección de El Barrio de la Soledad, donde se logró la captura de tres presuntos infractores. Antes habían localizaron otros dos cuerpos en un camino de terracería.

Los detenidos dijeron responder a los nombres de Gerardo TN, de 32 años de edad, con domicilio en la colonia Lázaro Cárdenas; así como Rubiel AL, de 30 años; y Gabino AJ, de 29, ambos con domicilio en la colonia Oaxaqueña. Todos originarios de Matías Romero.

Luego se difundió en un chat el presunto narcomensaje donde piden a la población no salir porque no queremos que inocentes paguen porque “arrasaremos con todos que se encuentran cerca de ellos, los que andan entrando en nuestro mercado y usurpando nuestra plaza”.

Antes, el viernes 16 de agosto, fue ejecutado el ex regidor de Santo Domingo Tehuantepec, Rufino Ríos Villacaña, cuando conducía su automóvil Nissan Frontier. El atentado ocurrió en la colonia 15 de Septiembre de Tehuantepec.

Rufino Ríos se desempeñó como regidor de 2005 a 2007 y en el atentado recibió impactos por arma de fuego en el pecho y el abdomen.

De igual forma, a las 23:40 horas del viernes 16 de agosto, fueron asesinados la presidenta municipal de San José Estancia Grande, Carmela Parral Santos y el delegado de la Coordinación Estatal de Protección Civil en la región de la Costa, Hugo Castellanos Ortega.

De acuerdo con las primeras investigaciones, Agentes Estatales de Investigación arribaron a la carretera federal 200, a la altura de la desviación de la población El Faisán, municipio de Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, donde la policía municipal resguardaba una camioneta marca Ford Ranger, color verde, en cuyo interior se encontraron dos cuerpos sin vida que presentaban disparos de arma de fuego.

Por estos hechos, la Fiscalía General, a través de la Vicefiscalía Regional de la Costa, inició la carpeta de investigación 28148/FCOS/RIO/2019 por el delito de homicidio.

Este domingo 18 de agosto el pastor de la Iglesia Fraternidad Cristiana, Alfredy Lictor Cruz Canseco formó parte de las ejecuciones. Los hechos ocurrieron aproximadamente las 13:30 horas en el templo ubicado en el camino Toosba, de Tlalixtac de Cabrera, municipio conurbado a esta capital. En el lugar fue detenido el presunto homicida.

También en el municipio de Santa Lucía del Camino fue ejecutado Arturo Rebollar, de 34 años de edad, líder de la población de San Baltazar Chichicapam, Ocotlán de Morelos, mientras que su esposa resultó herida con arma de fuego.

Los hechos ocurrieron la mañana de este domingo en la calle Niño Perdido de Santa María Ixcotel.

En la región de la Cuenca del Papaloapan fueron hubo las ejecuciones de tres personas en diferentes acciones, uno en Acatlán de Pérez Figueroa donde gente armada mató a una persona en el centro de la comunidad.

Este mismo día, Juan Luis Perea López, de 25 años de edad, fue parte de las ejecuciones en el bulevar Benito Juárez e Independencia de Tuxtepec.

En ese mismo municipio, el taxista Bartolomé Lorenzo Roque, de 53 años fue ejecutado cuando conducía el taxi con número 516 del sitio Tuxtepec. El atentado ocurrió en la calle Margarita de Gortari en la colonia El Progreso.

Y en la región de la costa, precisamente en Pinotepa Nacional, fue ultimado a balazos G. P.H., de 27 años, durante el baile de inauguración de la cancha de la colonia Aviación, mientras que otros dos jóvenes resultaron heridos.

Y en el Istmo de Tehuantepec, la noche del sábado, fue ejecutado Alberto V. R., de 39 años de edad, en la Séptima Sección de Juchitán de Zaragoza.

Antes, en El Espinal, alrededor de las 13:00 horas del sábado 17 de agosto fueron ejecutados a balazos Isauro A.S. y el licenciado, Jorge Rosado M. cuando se desplazaban en una unidad de motor.

El padre recibió disparos en la mejilla y su hijo presentaba también varios disparos en el cuerpo. Ambos quedaron sin vida al interior del vehículo en que se transportaban sobre la avenida Matamoros y Francisco I. Madero de la segunda Sección de El Espinal.

Y en Tuxtepec se perpetró otra de las ejecuciones este domingo alrededor de las 18:30 horas cuando una persona del sexo masculino fuera acribillada sobre el bulevar Benito Juárez y la avenida Independencia, justo a la altura del puente vehicular, ahí hombres armados le dispararon hasta matarlo.

La víctima fue identificada como Juan Luis Perea López, de 25 años de edad.

Y el caso de la joven María Eugenia Guzmán, de 19 años de edad, quien apareció muerta y desnuda en un camino de terracería por lo que se realizó hoy una marcha y una protesta en la Vicefiscalía de Puerto Escondido para denunciar la ola de inseguridad en la región.

Con los lemas #NiUnaMás #JusticiaParaMaru, tanto familiares como amigos y vecinos de Puerto Escondido portaron cartulinas y vistieron ropa blanca para exigir alto a la violencia contra las mujeres.