La LXIV Legislatura criticó los resultados de la Fiscalía General del Estado en materia de asesinatos de mujeres, entre ellos, la muerte violenta de mujeres y casos como de la alcaldesa de la región de la costa, San José Estancia Grande, Carmela Parral Santos.

En el 2019, van 88 mujeres asesinadas y 119 desde que se activó la alerta de violencia de género para Oaxaca.

En medio de ello, exhortaron al gobernador, Alejandro Murat Hinojosa, a instruir a las dependencias a su cargo, identificar a las mujeres que puedan estar en riesgo grave de violencia política por razón de género y establecer de manera urgente las acciones, protocolos y estrategias necesarias para la prevención, persecución y castigo de feminicidios en Oaxaca.

El diputado del PRI, Gustavo Díaz, criticó que cualquiera mata, roba, viola a una mujer o menor y la ley no se aplica.

Lamentó que legislaturas van y vienen, se presentan exhortos, pero las autoridades no muestran eficacia.

La diputada de Morena, Delfina Guzmán, demandó el esclarecimiento de los hechos y refirió que, en la víspera, un grupo de alcaldesas de la región de la costa se reunieron con el titular de la Secretaría de Seguridad Pública porque temen por sus vidas.

La diputada del PRI, Lilia Mendoza, demandó una mesa de atención con la Fiscalía para dar seguimiento a los casos de muertes de alcaldesas y mujeres.

La diputada de Morena, Hilda Graciela Pérez, demandó justicia contundente a los feminicidas sin politizar los casos.

En tribuna, la diputada Eliza Zepeda Lagunas, citó el caso del asesinato de la presidenta municipal de San José Estancia Grande, Carmela Parral Santos, junto con el delegado de la Coordinación Estatal de Protección Civil, Hugo Castellanos Ortega.

Parral Santos era docente y apenas el pasado mes de enero había sido reelecta para el cargo.

La diputada morenista lamentó que, en general, la violencia y, en específico la violencia contra las mujeres, ha aumentado notablemente en Oaxaca debido a que un día después del asesinato de Carmela fue asesinada María Eugenia, de 19 años, en Puerto Escondido.

Y dos días después María, de 40 años, en San Agustín Chayuco.

Refirió que en recuento de la asociación civil Consorcio Oaxaca da cuenta, al día de hoy, de 334 mujeres asesinadas en el estado durante lo que va del sexenio del gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

Van 88 mujeres asesinadas durante este año y 119 desde que se activó la alerta de violencia de género para Oaxaca.

Según la misma Fiscalía, en total, van 166 mujeres asesinadas hasta junio 2019, esto sería una mujer cada 26 horas o 6.5 asesinadas por semana, aproximadamente.

De acuerdo a Zepeda Lagunas, es difícil no relacionar el asesinato de Carmela con la violencia política por razón de género que desde el año pasado se extendió y recrudeció contra mujeres que ejercieron su derecho a ser votadas e intentaron ejercer los cargos para los que fueron electas.

Como consecuencia, varias de ellas renunciaron y el escándalo internacional obligó a establecer medidas oficiales para evitar, al menos, los efectos políticos de esos hechos.

La violencia política por razón de género busca que las mujeres abandonemos el ámbito público, y en cualquier nivel, leve o grave, es inadmisible“, alertó.

Refirió que en análisis de la consultora Etellekt, que ya circula en medios, precisa que en México la violencia contra mujeres políticas creció 276 por ciento en el primer trimestre de 2019, en comparación con los primeros tres meses de 2018.

La mayor parte del crecimiento de la violencia política de enero a marzo se focalizó en las mujeres.

Criticó que en el caso del asesinato de Carmela, la Fiscalía General del Estado informó vía Twitter haber iniciado investigación por homicidio, no por feminicidio, contraviniendo lo establecido por el Consejo Nacional de Seguridad Pública, que desde 2017 estableció el acuerdo de que la entonces PGR y las Procuradurías y Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas iniciarían la investigación de toda muerte violenta de mujeres de carácter doloso bajo protocolos de feminicidio.

La diputada Inés Leal reconoció que, como sociedad, algo estamos haciendo mal.

Hemos perdido valores, ética y respeto, por decir lo menos. Lo que ocurre en la costa, en el estado, nos atañe a cada uno de nosotros. No podemos seguir permitiendo que actos de esta naturaleza sigan pasando todos los días”, lanzó.

Aseguró que el gobierno federal hace lo imposible para terminar estos problemas por medio de nuevos planes de estudios inculcando valores desde la formación inicial, implementando estrategias de seguridad regionales para devolverle la confianza a la ciudadanía, pero aun así es insuficiente.

Debemos trabajar mucho para volver a salir sin miedo por las calles de Oaxaca, soy hija, soy hermana, soy madre, soy esposa, soy maestra, porque quiero vivir en paz”, dijo.

La diputada de la bancada de mujeres independientes, Elim Antonio Anquino, señaló que los casos mencionados son una escasa muestra de la violencia contra las mujeres y por tanto, es asunto sin distinción de partidos, edad y nivel social porque nadie escapa a ese latente riesgo.

La violencia inicia como discriminación, acoso, agresiones y puede llegar al extremo del homicidio sólo por el hecho de ser mujer.

La desigualdad y la violencia contra las mujeres, aún con los instrumentos jurídicos existentes, sigue siendo una constante en México“, lamentó.

Exigió a las autoridades, entre ellas a la Fiscalía local, investigar y castigar a los autores intelectuales y materiales de los homicidios, porque, castigando a los responsables, se puede avanzar en la construcción de una sociedad más justa y democrática.