El magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) José Luis Vargas Valdez, reconoció que los actos de corrupción en la política, mezclados con la desigualdad social, alejan a la ciudadanía de los procesos democráticos que se deciden en las urnas.

Parte de lo que estamos presenciando también a nivel mundial es una desafección de la gente a ir a las urnas, a participar en política. ¿Por qué razón? Porque existe esta percepción que no es ficticia, es real, de una política sucia, una política manchada de corrupción.

Y eso, pues, en países como los nuestros, que son países tremendamente desiguales, genera mucha rabia y genera mucha impotencia para el ciudadano y eso va alejando a la gente”, dijo, y apuntó que el electorado debe empoderarse a través de las urnas, para castigar a quienes caigan en esas irregularidades.

Por lo pronto, Vargas Valdez se refirió al control del financiamiento que a nivel del continente es problemático porque medios de financiamiento ilícitos, dijo, pueden ser peligrosos para la democracia.

Sobre la inconformidad de la ciudadanía por el gasto millonario en elecciones, se pronunció porque la democracia sea financiada por el Estado para evitar la inclusión de intereses poderosos que buscan satisfacerse antes que al ciudadano. “La democracia cuesta, pero cuesta más no tenerla”, sentenció.

Interrogado sobre el grado de participación en elecciones, recordó que las redes sociales conforman un foro donde las nuevas generaciones se informan, opinan y piensan que participan con ello.

Vio con preocupación que las y los jóvenes ya no ven atractivo salir votar a las urnas, y se debe cuidar que, si bien las redes sociales son un mecanismo efectivo de comunicación, no debe quedarse en lo virtual, “pues al final la política exige un nivel mayor de participación y actividad pública que las redes sociales a veces no logran”.