Para expertos académicos, México empezó tarde a responder con infraestructura contra la erosión costera, por lo que ahora urge dar seguimiento a los daños y  emprender acciones muy puntuales de adaptación en las poblaciones impactadas y alargar un poco la vida de ciertos lugares.

Texto y fotos: Carlos Marí

En México, las costas de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo son las más vulnerables a la erosión del oleaje. Con el cambio climático, se espera que regiones enteras sean devoradas por el mar. Esto se sabía hace años, pero México no creó la infraestructura necesaria, y persiste descoordinación institucional para enfrentar este problema.

“Empezamos tarde en la tarea para generar infraestructura que nos proteja. Si vemos la historia de los holandeses, que llevan siglos en este tema, ellos mismos ya sienten que el mar les está ganando. Nadie pensó, en la historia reciente de la humanidad, que íbamos a tener un problema de elevación del nivel del mar”. Así lo advierte la doctora Lily Gama Campillo, investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), quien agrega:

“Pelear contra el mar no es broma. Si los holandeses, que llevan siglos en esto, lo están considerando como un reto enorme, para los que no hemos avanzado ni un poquito en infraestructura será… no solo un reto enorme, sino, yo creo, incosteable”.

La inundación o erosión por elevación del mar no se detendrá ni en el mejor de los escenarios. Si la humanidad logra el objetivo de que, para el 2100, la temperatura de los océanos aumente únicamente 1.5 grados –en vez de 2–, sería todo un éxito. Y si ese es el caso “serían 10 centímetros menos” el incremento del nivel de los océanos, según Informe especial del IPCC sobre el calentamiento global difundido en octubre del 2018.

“Ese informe”, dice Gama, “nos está diciendo que se está acelerando el deshielo de las masas polares. Entonces, las tasas de elevación del mar, particularmente en Tabasco, son un problema”.

Lee la información completa en: https://piedepagina.mx/mexico-respondio-tarde-y-mal-contra-la-erosion-costera-cientificos/