Foto y texto: Jaime Guerrero.

Entre protestas a favor y en contra, al igual que en votación dividida de diputados de Morena y el PRI, éste miércoles, la LXIV Legislatura, aprobó con 25 votos favor reformas al Código Civil del estado para legalizar el matrimonio de personas del mismo sexo en Oaxaca, una lucha por la que “mucha sangre ha corrido“.

El artículo 143 del código civil del Estado establece que “el matrimonio es un contrato civil celebrado entre un sólo hombre y una sola mujer, que se unen para perpetuar la especie y proporcionarse ayuda mutua en la vida”.

No obstante, ese precepto ya fue derogado en el dictamen aprobado. Lo mismo, se aprobó la necesidad de tutelar de manera efectiva los derechos de una minoría que ha sido víctima de discriminación estructural, estigmatización y diversas violaciones a sus derechos debido a su orientación sexual, por ello se aprobó el derecho a la identidad de género.

Las propuestas de reformas fueron presentadas por la diputada de Morena, Magaly López Domínguez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos; además de Hilda Pérez Luis, Rocío Machuca, otros y otras activistas.

Ese reconocimiento a los matrimonios de personas del mismo sexo también ha sido una lucha de Alex Alí Méndez Díaz, académico, activista e integrante de “Red Oaxaqueña por la Diversidad Sexual y de “México igualitario”.

En la reforma al código civil aprobada, se estableció en el artículo 143 que “el matrimonio es un contrato civil celebrado entre dos personas, que se unen para realizar una vida en común y proporcionarse respeto, igualdad y ayuda mutua”, dando paso al matrimonio de personas del mismo sexo en Oaxaca.

Sin embargo, un grupo integrantes de la iglesia evangelista encabezados por Margarita Romero Martínez, diputada suplente de la legisladora de “Mujeres Independientes”, Aleida Serrano Rosado, que llegó bajo las siglas del Partido Encuentro Social (PES), arribaron a la sede del Congreso para protestar contra la aprobación de esa reforma.

La calificaron como atentando contra la familia y la cartilla moral anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al igual que la legisladora suplente del PES, el portavoz de los evangelistas inconformes, Porfirio Rojas, acusó que no se realizó una consulta pública y confiaba “en Dios que no se aprobará” la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Con alabanzas de la iglesia evangélica, elevaron sus protestas en la explanada del Congreso.

Al salir al paso de la protesta de los religiosos, Méndez Díaz, también impulsor ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de los matrimonios igualitarios, increpó a los evangélicos y los acusó de promover discurso de odio, además de no conocer los criterios de la Corte.

Cuestionó que, por creer esos discursos, adolescentes se suicidan y aseguró que ningún discurso que fomente el odio y la discriminación puede tener lugar en un recinto legislativo.

Lo que ustedes están haciendo es arruinar la vida de muchas personas, su discurso de odio lo único que hace alentar la violencia. Históricamente nos han hecho callar y este es el momento de alzar la voz por nuestros derechos. Por su culpa hay mujeres y hombres suicidándose por su ideología”, soltó el activista.

Los principios morales son superiores a cualquier ley”, reviró en su defensa un evangelista.

Apaciguados los ánimos. Cada grupo se enfiló al salón de sesiones.

Votaciones divididas y ausencias a modo

Ya en la votación se contabilizaron 4 abstenciones de igual número de diputados y diputadas de Morena, el delegado especial Ericel Gómez Nucamendi, Mauro Cruz Sánchez, Fredie Delfín Avendaño y Arcelia López Hernández, contrario a lo establecido en los estatus de Morena.

Se ausentaron los y las morenistas, Othón Cuevas Córdova, Aleida Serrano Rosado y Alejandro López Bravo. Las ausencias son un fin estratégico para obviar “maniqueas posiciones política-legislativas”.

Sin empacho votaron en contra los diputados y diputadas de Morena, Juana Aguilar Espinosa, Ángel Domínguez Escobar, y Emilio Joaquín García Aguilar; Victoria Cruz Villar, del Verde Ecologista; Fabrizio Emir Díaz Alcázar, de Encuentro Social.

Lo mismo fue en contra, Aurora López Acevedo, del Verde Ecologista; Arsenio Mejía García, del PES; Lilia Mendoza Cruz y Magda Isabel Rendón Tirado, del PRI; al igual que María de Jesús Mendoza, del PAN, quien airadamente evocó la defensa del interés superior de la infancia. En las pantallas del recinto exhibió a hombres con menores.

Votaron a favor los priistas Alejandro Avilés Álvarez, Gustavo Díaz Sánchez, Yarith Tannos Cruz y Jorge Octavio Villacaña Jiménez.

De la bancada de Morena: Leticia Collado Soto, Elena Cuevas Hernández, Karina Espino Carmona, Migdalia Espinosa Manuel, Laura Estrada Mauro, Delfina Elizabeth Guzmán Díaz, Inés Lela Peláez, Magaly López Domínguez, Rocío Machuca Rojas, Pavel Meléndez Cruz, Hilda Graciela Pérez Luis, Gloria Sánchez López, Luis Alfonso Silva Romo, Griselda Sosa Vásquez, Horacio Sosa Villavicencio, Timoteo Vásquez Cruz y Elisa Zepeda Lagunas.

Por la bancada del PT votaron a favor Saúl Cruz Jiménez, Noé Doroteo Castillejos y César Morales Niño y del grupo parlamentario de mujeres la ex perredista Elim Antonio Aquino.

Reconocimiento de derechos de minorías discriminadas

Al hacer uso de la tribuna, los promoventes de la iniciativa, las diputadas Hilda Pérez Luis, Magaly López Domínguez y el diputado Noé Doroteo Castillejos, resaltaron el compromiso y obligación que el Legislativo oaxaqueño tiene con sectores que por años han sido discriminados y marginados, excluidos de sus derechos humanos.

Pérez Luis explicó que los avances en materia de igualdad y no discriminación son el resultado de una larga e histórica lucha de integrantes de colectivos y organizaciones de mujeres y hombres comprometidos con la inclusión y el respeto irrestricto de los derechos humanos.

Destacó que se reconoce en la legislación oaxaqueña, el derecho que tienen todas las personas a contraer matrimonio; además, se otorga la garantía a las personas trans de contar con un acta de nacimiento que les reconozca su identidad.

López Domínguez destacó que el ser humano posee los derechos de manera esencial y las reformas no serán obra de quienes las propusieron sino resultado de un largo proceso social empujado por personas y organizaciones, que en México es visible al menos desde el movimiento estudiantil de 1968.

Mucha sangre ha corrido en esta lucha. Mucha gente ha dado su vida en esta batalla, víctima de crímenes de odio por homofobia. Nos toca reconocer los derechos ganados por el pueblo”, apuntó.

Destacó que la Suprema Corte determinó que es inconstitucional la falta de reconocimiento de esos derechos específicamente en el estado de Oaxaca.

También se pronunció a favor de la reforma la legisladora Elim Antonio Aquino, al precisar que la comunidad de la diversidad sexual merece que sus derechos sean reconocidos.

El legislador del PES, Fabrizio Emir Diaz Alcázar, criticó el dictamen, pidió un mayor análisis y debate; emperó, argumentaba que existían temas de fondo y de forma que así lo ameritan, pero no precisó cuáles.

El priista, Gustavo Díaz, portó una pancarta de apoyo a integrantes de la iglesia evangélica en franco protagonismo; no obstante, en la votación voto a favor de matrimonio igualitario.

Las diputadas Lilia Mendoza y Magda Isabel Mendoz, se curaron en salud afirmaron que su voto era “razonado” en favor del matrimonio igualitario pero, también en favor de los derechos de los infantes, finalmente votaron en contra de las reformas a la ley.

En tanto, el ex priista, Ángel Domínguez Escobar, poso para la foto con los religiosos y votó en contra.

Por lo pronto, Méndez Díaz celebró que la LXIV Legislatura diera un paso por el respeto de los derechos humanos de la comunidad LGBTTTIQ+ oaxaqueña al aprobar la iniciativa de reforma para permitir el matrimonio y concubinato igualitario en el Estado.

Esta es una importante victoria para las familias y personas de la comunidad LGBTTTIQ+ que podrán acceder a estas dos instituciones jurídicas sin discriminación.

Destacó que después de 8 años de lucha en Oaxaca, México Igualitario reitera su compromiso para velar que el acceso a estos derechos se haga en el marco de la igualdad y la no discriminación: “así también manifestamos que continuaremos luchando por lograr otros derechos que aún son necesarios para lograr la erradicación de la discriminación por sexo, preferencia sexual, entre otras”.

Con la legalización del matrimonio de las personas del mismo en Oaxaca, la entidad se suma a Baja California Sur, Ciudad de México, Coahuila, Campeche, Colima, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Quintana Roo, San Luis Potosí, cuyas entidades legalizan el matrimonio igualitario.

En tanto que por pronunciamiento de la Corte es posible en Aguascalientes, Baja California, Chiapas, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, y Puebla.