Tras ser arrestada 10 horas en prisión preventiva por defenderse de su agresor, Adela O. R. responsabilizó a las autoridades del municipio de Tlaxiaco en la región de la Mixteca y teme por su vida; “vivo un infierno y a veces he querido quitarme la vida antes que me maten” declaró.

Derivado de una demanda mercantil, Adela ha sido violentada y acosada por su hermano, Jorge, quien, con 3 denuncias penales en su contra, sigue amenazándola de muerte para que retire las denuncias.

En su desesperación, relató que quiso suicidarse pues las autoridades municipales en la Mixteca se han burlado de lo que le sucede, al grado de escoltar al agresor para agredirla física y verbalmente.

Asimismo dijo que en una de las calles principales de dicho municipio transitaba tranquilamente cuando se encontró a su hermano, quien exigiéndole que retirara las denuncias comenzó a golpearla, ella quiso defenderse a empujones y cuando llegó la policía, a pesar de los golpes que tenía y de los testigos que la favorecían, fue llevada a prisión preventiva y cumplió un arresto de 10 horas por alterar el orden público, mientras que su agresor se fue a su casa.

Está es la única vía que tengo para responsabilizar al gobierno municipal de Tlaxiaco, al Gobierno del Estado, a la Fiscalía General y a la Secretaría de Seguridad Pública por negligencia y omisión ya que debido a eso está en peligro mi vida y la de mi hijo desde el año 2016” denunció.

Explicó que su lucha surgió de una demanda de tipo mercantil que realizó en contra de su hermano Jorge, ya que cuando él trabajaba hace varios años en el IEEA (Instituto Estatal para la Educación de los Adultos) tuvo un problema de dinero, (ignora de qué índole) le pidió prestado y aunque sabía que era duro para pagar, le prestó sin imaginar lo que vendría después.

Aunque no especificó el monto, la mujer mixteca dijo que fueron varios miles de pesos, dinero que se negó a pagarle, razón por la que interpuso una demanda tipo mercantil que a la postre se sumaron dos más, una por detonación de arma de fuego y otras más por violencia familiar.

La agraviada mixteca también detalló que la primera golpiza que recibió por parte de su hermano fue en junio de 2016 y aunque interpuso la denuncia correspondiente no tuvo eco en las autoridades.

Como nadie me hizo caso, él continuó yendo a golpearme hasta mi domicilio; entraba con lujo de violencia y se hacía acompañar de policías, inclusive entraron a robar documentos, llevándose una laptop y documentos de propiedades“.

Asimismo explica que en mayo del 2018, el presunto agresor, Jorge, se hizo acompañar de 15 policías y entraron con lujo de violencia a su domicilio.

Ya con dos denuncias puestas, entraron a mi casa a sacar todas mis cosas a la calle, golpeándome a mí, a mi mamá y, por si fuera poco, la esposa de mi hermano le disparó a mi hijo, gracias a Dios no pasó a mayores, pero llevaba un arma y le tiró a matar” expresó.

Explicó que su hermano hace alarde de tener influencias en el gobierno municipal y estatal, por lo que de no retirar la denuncia mercantil y retractarse del resto de las denuncias (cuatro) la matará.

A casi un año de que la Secretaría de Gobernación (Segob) decretó la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) para Oaxaca que, de acuerdo con Consorcio para el Diálogo Parlamentario la cifra de feminicidios en la entidad oaxaqueña ha subido a 329 casos en lo que va de la administración de Alejandro Murat Hinojosa, 83 de los cuales se han registrado en lo que va del 2019.

Además, la organización México Evalúa revela en su estudio “Hallazgos 2018” Seguimiento y Evaluación del Sistema de Justicia Penal en México, que Oaxaca tiene el índice de nula aplicación de justicia del 94.3 por ciento y superando a Baja California, Campeche, Puebla, Querétaro y Guanajuato.