Texto y fotos: María Ruiz

Ulises Lara López, vocero de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, informó que “el momento, circunstancias, lugar y hechos, no coinciden con lo declarado” por la joven de 17 años que denunció a policías de Azcapozalco por agresiones sexuales.

Esto lo anunció en conferencia un día antes de la protesta nacional convocada por mujeres por la justicia con diamantina, y después de 11 días de constantes filtraciones que opacaron el caso.

La segunda semana de agosto comenzó todo. Una noticia desató la furia entre las mujeres de esta ciudad: una adolescente denunció haber sido violada por cuatro elementos de la policía en la delegación Azcapotzalco, según la nota del diario Excélsior.

Tres días después, se conoció otra violación: Publímetro publicó que un elemento de seguridad de la policía bancaria violó a una menor dentro de las instalaciones del Museo Archivo de Fotografía (MAF), en el mismo mes, dos adolescentes habían sido violadas por policías.

El policía acusado de abusar sexualmente de una becaria del MAF fue detenido; en cambio, la investigación de la violación en Azcapotzalco se tornó confusa por contradicciones resultado de filtraciones a medios de comunicación y declaraciones de la procuraduría.

Aquí realizamos una cronología de cómo han sido los hechos, las contradicciones de la Procuraduría y las filtraciones que opacan el caso:

Cronología

Comenzó con la publicación de Excélsior del 06 de agosto, que incluyó la declaración de la joven y datos de la investigación, ésta fue la primera filtración en medios. La nota incluyó los siguientes datos:

La víctima elaboró retratos hablados de dos agresores.
La Fiscalía de Delitos Sexuales proporcionó imágenes de los agentes que a la hora del delito patrullaron la zona.
Los cuatro elementos de la SSC fueron identificados
A la joven le practicaron exámenes médicos y sicológicos y confirmaron agresión sexual.
Un familiar denunció al 911 el delito
El 07 de agosto comenzó la presión social con la invitación a la manifestación contra la violencia sexual policíaca que se realizó el lunes 12 de agosto de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México a la PGJCDMX.

El 08 de agosto la procuraduría publicó un comunicado oficial sobre la situación donde mencionó estar investigando a elementos de la SSC.

Ese mismo día, Excélsior publicó que los policías denunciados podrían quedar libres a falta de imputación directa, según una declaración de la procuradora Ernestina Godoy después de la reunión de gabinete de seguridad.

La citan así: “Seguramente si no hay una imputación directa y no tenemos la posibilidad de integrar la carpeta con lo que tenemos para poder hacer una imputación van a tener que regresar a su trabajo, no vamos a fabricar culpables”.

Al siguiente día se publicó en Publímetro la noticia de que otro policía, en este caso de la policía bancaria, abusó sexualmente de una adolescente, esta vez dentro de las instalaciones del Museo Archivo de Fotografía. El elemento de seguridad fue detenido.

Durante el 09 de agosto, en distintos momentos, autoridades de la procuraduría y la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, compartieron información contradictoria respecto a la investigación de la violación en Azcapotzalco.

El primero fue el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta. El funcionario declaró que los sospechosos continuaban con sus labores; más tarde Sheinbaum lo contradijo diciendo que los policías estaban suspendidos.

Ulises Lara, vocero de la procuraduría, reconoció que la dependencia filtró la información del caso y que la familia de la adolescente perdió confianza por lo que detuvo su denuncia.

EL TEXTO SIGUE

Este texto pertenece a Pie de Página, se comparte por aquí gracias a la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Encuentre el texto completo en el siguiente enlace: Once días de filtraciones sobre violencia sexual de la policía.