Fuente: Diana Manzo en la Jornada.
Foto: Diana Manzo.

El ciclo escolar 2019-2020 en la Secundaria Técnica Número 50, de Juchitán, Oaxaca, empezó sin aulas reconstruidas, aquéllas sufrieron derrumbe hace dos años, cuando sucedió el sismo de septiembre 2017.

700 estudiantes llegaron a la escuela del Istmo de Tehuantepec a un plantel casi en ruinas, y no son caso único, otras veinte de la región sufren el mismo descuido gubernamental.

Fue el 22 de agosto, el jueves pasado, que comenzó el ciclo escolar en esa institución, otras escuelas inician el lunes siguiente.

José Juan Carrasco López, director de la secundaria, junto con su supervisor escolar: Uribe Castillejos Cueto, el jefe de sector, Augusto Carrasco y la delegada sindical de los trabajadores y representantes del comité de madres y padres de familia, denunciaron el hecho.

Fue ante autoridades educativas y de obras públicas, como el Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física, que emitieron su queja.

Y es que la estructura necesita que se terminen de construir tres aulas, un laboratorio, un módulo de servicios sanitarios y la instalación eléctrica de 16 salones y un módulo de baño.

Esto es una burla, llevamos dos años esperando que mejoren las condiciones físicas de nuestra escuela.

Nuestros alumnos siguen recibiendo clases en condiciones inapropiadas por la irresponsabilidad de las autoridades, sabemos que el recurso ya fue destinado pero nunca ejecutaron dichas obras, todo ha sido a medias“, dijo el director de la Secundaria.