Por: María Teresa Juárez
Portada, fotos y videos: Mónica González
Este texto pertenece a Pie de Página, se reproduce por aquí por medio de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

En los últimos meses en México se han llevado a cabo reformas para el reconocimiento del trabajo del hogar como una actividad económica relevante. Sin embargo, aún persisten condiciones de invisibilidad y violencia para este sector. Y el gran pendiente del Estado mexicano es no haber ratificado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo.

Maxi fue arrancada a los nueve años de su núcleo familiar en Mitla, Oaxaca, y llevada con engaños a una casa en la Ciudad de México, donde realizó actividades domésticas para una familia durante tres años.

Me empezaban a despertar como a las tres y media de la mañana. Y si yo no me paraba después de tanto y tanto que me hablaban, me echaban agua en el oído. Y ya…este… me subía desde las cuatro de la mañana hasta las ocho de la mañana, bajar para desayunar. Y ahí empezar a hacer limpieza, todo, todo, todo… Ver a su mamá…

Cosas que no le parecían a la señora me pegaba. Bueno, pero ahí en casa de su mamá, yo sufrí … acoso sexual, sus hermanos… este… dos de sus hermanos … me… sí en la noche ora sí que se me subieron y todo, pus obvio que yo no me dejé… ni cómo gritar ni nada… y cómo le decía; no me van a creer…

Maxi nunca vio algo del fruto de su trabajo, hasta que un hermano la rescató. Pasaron años para que entendiera de qué se trató ese episodio en su vida.

Como me tuvo ella fue un secuestro, ella me secuestró por tres años”, dice ahora.

Sostener la vida

Alimentar, cuidar enfermos, llevar a los niños a la escuela, cuidar de personas mayores, limpiar la casa, realizar pagos, cuidar enfermos y prevenir padecimientos… regularmente quienes realizan actividades de cuidado y trabajo en el hogar son mujeres. Estudios feministas le llaman Economía de los cuidados. Esto incluye el trabajo no remunerado de millones de mujeres en sus actividades cotidianas dentro de una familia y, por supuesto, la actividad económica recientemente nombrada: trabajo del hogar.

Actualmente, en México 9 de cada 10 personas que realizan trabajo del hogar lo hacen en la modalidad de entrada por salida y 4 de cada 5 se emplean en este sector por falta de oportunidades. Sólo una de cada 10 cuenta con alguna prestación laboral como aguinaldo, vacaciones o seguro médico, el 98 por ciento no tiene acceso a servicios de salud.

Las jornadas de trabajo acumulan 8, 12 y hasta 14 horas al día.

Acusaciones falsas de robo, supervisión de sus pertenencias, desprecio, maltrato físico y verbal, despido por embarazo y en algunos casos violencia sexual son las experiencias cotidianas de muchas trabajadoras del hogar.

Este texto está incompleto, entre al siguiente enlace para terminar de leer: Trabajo del hogar sí, servidumbre no.