OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El presidente Andrés López Obrador concluyó una atropellada gira de tres días en territorio oaxaqueño entre denuncias de corrupción por el abandono de obras hospitalarias de salud, el mal estado de caminos y conflictos intercomunitarios alentados por la ineptitud del gobierno donde quedó mal parado el gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

En San Pedro y San Pablo Ayutla fue interceptada la caravana presidencial y obligaron al presidente López Obrador a intervenir para que esa comunidad mixe que desde el 5 de junio de 2017 se quedaron sin agua al ser despojados de su manantial por un grupo armado de Tamazulápam del Espíritu Santo. Estos hechos ocurrieron el sábado 17 de agosto.

El caso de la violación al derecho humano del acceso al agua en la comunidad indígena mixe de San Pedro y San Pablo Ayutla llegó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el pasado 25 de abril, al ser denunciada la “ineficacia, negligencia, contubernio del gobierno del estado de Oaxaca encabezado por Alejandro Murat Hinojosa así como del Secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud Mafud”.

Sin embargo, no pasó nada y su desesperación los orilló a interceptar la camioneta en que viajaba el presidente López Obrador para que atienda el conflicto que ya dejó una persona muerta, cuatro mujeres secuestradas y familias desplazadas.

Los niños quieren agua. Baja a Murat para que resuelva lo del agua. Que de la cara. ¡Ya basta que nos estén orillando a esto por agua”.

Otra personas daba órdenes, según se escucha en los video que circularon en las redes sociales, “¡Ahí, cierren el camino a ver si no se baja!

El presidente escucha: “Ya hicimos las cosas por la buenas. Sólo queremos que se nos escuchen. Ya no queremos mas diálogo con los agresores. Ya agotamos todas las instancias. Nos condicionan la conexión del año a cambio de cedamos las tierras que nos han quitado”.

En la imagen se observa al gobernador Alejandro Murat que pretendía dar una explicación debido a que los pobladores mixes de Ayutla se quejan de que llevan dos años sin agua.

Ante tal insistencia, el presidente les hizo saber que “el martes va a venir el gobernador y si no se resuelve le voy a pedir que venga Olga Sánchez Cordero (secretaria de Gobernación). Ya quedamos ya”.

Que no sea una promesa, confiamos en usted le respondieron los inconformes y el presidente siguió su camino rumbo a Villa Alta en la sierra Juárez.

Aunque el caso ya llegó al Congreso de la Unión y hasta la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el gobierno actual está tomando decisiones absurdas por desconocimiento o complicidad por lo que nuevamente el pueblo de Ayutla clama justicia, se quejaron.

Cabe recordar que el pasado 6 de mayo, con el hashtag Agua Para Ayutla Ya, artistas, intelectuales y académicos convirtieron en trending topic la crisis por el agua en la que viven los indígenas mixes de San Pedro y San Pablo Ayutla desde hace casi dos años por la “negligencia y contubernio” del gobierno del priista Alejandro Murat Hinojosa.

Artistas como Gael García Bernal, Diego Luna y José María Yazpik, así como la cantante Julieta Venegas, los escritores Juan Villoro y Gabriela Jáuregui, la académica Denise Dresser, los periodistas Lydia Cacho y Jorge Ramos, son algunas de las personalidades que se han unido a la denuncia emprendida por la comunidad indígena de San Pedro y San Pablo Ayutla.

Y este domingo 18 de agosto, la caravana presidencial nuevamente fue interceptada en San José Llano Grande donde trabajadores de salud y habitantes pidieron la intervención de López Obrador para concluir el hospital en la región porque “en el pasillo me dejan morir a las pacientes. Hemos tenidos partos en la calle y no hay atención. Tenemos un hospital inconcluso. Este hospital lleva 10 años parado”.

Voy a mandar al director del Instituto de Salud. En todos los pueblos dejaron las obras tiradas y ya no llego a ver el problema. Todo esta igual. Si bajo ya no llego a Miahuatlán”.

Otros se quejaron que el camino se encuentra en malas condiciones. El presidente preguntó que cuántos kilómetros, la respuesta son 20 o 23 kilómetros en malas condiciones y se comprometió a decirle al director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, para que los visite y revise el caso.

Ya en Tlacolula, otro grupo de personas impedían el paso de la caravana presidencial para exigir la conclusión del sistema de drenaje que es la arteria principal y de nada sirve que hizo una mitad y el resto no sirve para nada.

En esa comunidad de los Valles Centrales, López Obrador se comprometió a enviar una reforma al tabulador salarial del IMSS para pagarles más a médicos especialistas que vayan a trabajar en los centros de salud de las comunidades más alejadas.

Y es que dijo, “tenemos el problema de que no quieren ir a trabajar a las comunidades, ni siquiera a los hospitales rurales, los especialistas; quieren estar en Oaxaca, en la Ciudad de México. ¿Qué vamos a aplicar como política ahora? Pues un nuevo tabulador”.

El especialista que quiera estar en Oaxaca o en la CDMX está en su derecho, que se quede ahí el pediatra, pero el pediatra que trabaje en Villa Alta (a 169 kilómetros de la capital) va a ganar más que el que trabaje en Oaxaca o en la Ciudad de México”, puntualizó.

Y finalmente advirtió a los líderes sindicales del sector salud que pretendan acomodar a parientes y recomendados en las plazas para basificar a trabajadores eventuales que “vamos a empezar ese programa por los que tienen más antigüedad, nada de recomendados, eso ya se acabó”.